Objetivo: dirigir el ecosistema de la experiencia de la marca

Con un mundo en el que todo está sometido a cambios extraordinarios y rápidos, los viejos esquemas de la acción de Marketing o Comunicación caen en picado, en la búsqueda de nuevas alternativas que representen una mejor manera de adaptarse a estos tiempos diferentes.

Dice Piter King que ‘las grandes vacas sagradas’ de internet y las nuevas tecnologías anexas (veanse Google, Apple, Microsoft…) a las que se le unen otras compañías de enorme pujanza como Facebook, están peleando por generar un ecosistema de la experiencia del internauta que es la clave para este momento y la garantía de pervivencia en el futuro. A más opciones para tener el usuario a favor (sistema operativo, buscador, navegador, teléfono, aplicaciones…), más posibilidades de retenerlo y de que participe en el ecosistema de la experiencia.

¿Pero este planteamiento es únicamente para las grandes, las muy grandes empresas como las citadas? Realmente no: el objetivo es generar ese ecosistema de la experiencia desde cualquier marca y utilizando las plataformas ya habituales como los blogs y otras redes tipo Faceboock, Google + o Twitter. Estos sitios funcionan como lugares de encuentro en los que las marcas confeccionan una experiencia para el usuario que las identificarán con respecto a las demás. Ahí se ponen en juego ideas, historias, valores, sensaciones, reputación y otras aportaciones que sirven, más que nada, para conectar adecuadamente con las personas y generar un entorno adecuado para el negocio.

Este tipo de estrategia se desarrolla en el medio y largo plazo y van de menos a más. Tienen la potencialidad de ser más dirigibles en tanto en cuanto las marcas sean proactivas y traten de encabezar el diálogo con las personas. Es cuestión de ver quien toma más veces la iniciativa para proponer cosas con sentido común y motivadoras, y esa es la empresa.

La cadena de valor se va desarrollando en torno al producto y la marca, su crecimiento se basa en recrear una experiencia que convenza al cliente. Primero a través del uso del producto y luego, si da el paso, transmitiendo sus opiniones en las plataformas de la web social. Obviamente si el producto funciona y somos capaces de traladar una experiencia adecuada, las valoraciones serán más positivas que negativas. Y ese es la base sobre la que crecer hoy en día.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: