Si no quieren no van ayudarte

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0

El hecho es muy claro: no se puede imponer el que te quieran. Antes no te querían y nadie se enteraba; ahora las personas no quieren tu marca y lo dicen a los cuatro vientos, existiendo la posibilidad de que su desplante sea seguido por otros iguales. El reto, ante este hecho, es bien obvio para la empresa: hay que aprende a competir con esta nueva circunstancia, si no, no te lo van a aceptar.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.