Solo un 5% de los empleados conoce la estrategia de su empresa. ¿Solución?: web social

Estrategia

El porcentaje es muy definitorio de una situación más bien estructural: solo el 5% de los empleados de una organización conoce realmente la estrategia que rige en su compañía. Así lo comenta Nilofer Merchant, de Harvard. El dato se circunscribe al ámbito de las empresas de los EEUU, pero es perfectamente extrapolable a otros entornos. El hecho que señala esta estadísticas más o menos ajustada a las coordenadas españolas es que las estrategias y los grupos humanos que trabajan en una organización no están conectados, son como agua y aceite casi se podría decir.

 

Realmente las estrategias se consideran como tarea exclusiva de la dirección, como señala por otro lado Amy Gallo, también de la citada y prestigiosa universidad norteamericana. Independientemente de los tiempos que estamos viviendo en lo que a desarrollo de la web social se refiere, parece bastante claro que de forma muy consolidada es común que las personas en las organizaciones funcionan, en lo que a estrategia se refiere, como simples piezas de un mecanismo.

 

La idea parece bastante obvia, las personas se involucran más en una estrategia si forman parte de ella desde el momento de su elaboración. Esta perspectiva va más allá de la alternativa que supondría el hecho de que se garantizara que los empleados lleguen a conocer las estrategias sin incluso formar parte de su proceso de creación.

 

En la actualidad, las herramientas de la web social nos ponen en línea con el desarrollo de entornos de trabajo colaborativos en los que la generación de una estrategia es participativa, como el hecho de que las personas desarrollen esa estrategia de forma indpendiente dentro de un marco que expone con claridad las normas que rigen en la compañía que sea.

 

La pregunta final que quedaría por hacer es: ¿y si la estrategia la hacemos todos, qué papel le toca que jugar a los directivos? Realmente la misión de estos es coordinar y liderar el proceso, tomando decisiones que respeten el equilibrio necesario entre la involucración de las personas y la demanda de unos resultados por quienes ejecutan las estrategias.

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: