Doctrina y responsabilidad, valores de la arquitectura social para evolucionar a empresa 2.0

Croquisescuelabox_1003821

La doctrina y la responsabilidad son valores necesarios para construir la arquitectura social que cualquier organización necesita a fin de adaptarse a la organización propia de la empresa 2.0, basada a su vez en tecnología social. Como parece bastante obvio, para conseguir una organización que responda a los principios de la web social no hace falta únicamente que tengamos unas determinadas herramientas, se hace necesario una mentalidad diferente.

La capacidad de liderazgo abierto, centrado más en compartir información y generar un sistema de organización colaborativo, se completa si se suman los dos valores apuntados (doctrina y responsabilidad). En lo que se refiere a la doctrina, podríamos entenderla como normativa de uso. Pero va más allá: la doctrina es también el conjunto de ideas y argumentos que dan sentido a una organización en tanto plantea la consecución de unos objetivos. Las ideas esenciales que definen a cualquier empresa, unidas a las normas específicas de uso de la tecnología social son una gasolina potente que facilita la autoorganización en red con centros de poder. Los centros de poder son los puestos directivos necesarios, que cambian de ubicación (no es una pirámide, es una estructura en red descentralizada) y que se centran más en coordinar y facilitar medios que promuevan dinámicas más enriquecedoras que se retroalimentan. 

El hecho de que se aflojen las organizaciones en cuanto a el sentido de control de arriba abajo, se neutraliza con la fuerza de la responsabilidad como efecto que otorga autonomía a las personas y los equipos en la confianza de que saben cuáles son los límites y lo demuestran. Esta fórmula otorga más protagonismo a las personas, más libertad que genera a su vez más capacidad para crear. El reto es dirigir esa creatividad a la consecución de objetivos.

4 Comments
  • ruben
    febrero 21, 2012

    Todo lo contrario de lo que lleva haciendo la nuestra desde hace años. Estoy con las propuestas de Ángel (teletrabajo y redimensión de espacios) y con ambos en la necesidad de cambiar el flujo de comunicación unidireccional que usamos como medio desde nuestra creación a finales de los 80 por una comunicación horizontal y participativa. No sólo abrir canales de participación en estrategias a los trabajadores sino también a nuestra audiencia. Tenemos que avanzar en un modelo diferente porque la solución no puede ser poner parches a un modelo obsoleto

  • Benito Castro
    febrero 21, 2012

    En esa línea voy yo también: e IBM, Intel, Google…, grandes empresas del sector tecnológico, ¿por qué no en la tv?

  • Coontigo
    febrero 27, 2012

    Concuerdo contigo estos valores complementan la arquitectura social de una empresa y permiten a una organización incentivar esquemas de colaboración basados en la capacidad y voluntad de compartir información, ideas y puntos de vista de manera productiva. La capacidad para colaborar puede ser una poderosa ventaja competitiva para una empresa , les recomiendo este post con un punto importante que suele suceder cuando no existe comunicación participativa en las empresas.http://estrategica.tv/2012/02/24/y-tu-quieres-ser-hombre-embudo/

  • Benito Castro
    marzo 2, 2012

    La capacidad de colaborar, estoy de acuerdo Coontigo, es una ventaja competitiva, en la medida en que se trataría de un activo que tu tienes y la competencia no. Por ello alcanzar una sistemática que facilite la participación y que esta sea exitosa (rentable) no es tarea sencilla. Es un gran reto vamos. Gracias por participar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: