La web social obliga a las empresas, si o sí, a cambiar progresivamente sus procesos y gestión

Las empresas hoy en día, bajo mi punto de vista, se debaten entre indagar nuevos procesos de organización de acorde a los tiempos que estamos viviendo o intentar adaptarse a ellos haciendo bueno ese refrán de ‘nadar y guardar la ropa’, esto es, asumir y usar las nuevas herramientas de la web social, pero manteniendo las formas y los estilos de gestión tradicionales. Algo que, finalmente, no es lo eficaz que parece en primera instancia.

La relación causa efecto es una de las leyes que mueve el mundo y, por lo tanto, también lo logra con relación a las empresas que se ven obligadas progresiva e inevitablemente a abrirse y adaptarse al entorno de la web social, en el que las personas son los protagonistas. La incidencia de las personas exige cambios en los procesos de producción y en la forma de gestionar las organizaciones. José Cabrera acaba de lanzar un interesante trabajo sobre lo que estos procesos de innovación supone para las organizaciones tradicionales:

 

Desde luego cualquier ejercicio de compenetración entre viejos patrones con elementos innovadores exige un ejercicio de creatividad y visión futuro, y si no que se lo pregunten a Apple, que en 1987, sacó este vídeo sobre lo que la empresa de Steve Jobs consideraba iba a ser el futuro:

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: