La Comunicación Corporativa tradicional se empobrece en la era de la web social

Sequa

He sido, y soy, un difusor en el ámbito hispano de la Comunicación Corporativa. Hoy, sin embargo, tengo que aplicarle un correctivo, en tanto disciplina estanca. No podemos, en los tiempos que vivimos, pensar en el desempeño de las mismas tareas que siempre hemos realizado dentro de nuestra profesión y no cambiar dadas las circunstancias. La dimensión y la escala de los acontecimientos actuales hablan a las claras de dos escenarios bien distintos: por una parte, nos encontramos con el desempeño de la Comunicación Corporativa tradicional, que es finita, pues se basa en la combinación de técnicas (pocas) y dinámicas establecidas desde hace decenios, en el caso español al menos. Y ahora el panorama es otro.

Por su lado, el nuevo escenario traído en plena vorágine de la internet de la participación nos anuncia un escenario mucho más amplio- infinito me atrevería a decir- con técnicas y dinámicas en ciernes que exigen ingenio y capacidad de adaptación en los nuevos derroteros que nos esboza la web social. El tiempo presente es un tiempo de pesca de protagonismos. El Marketing lo está haciendo divinamente, pues está capitalizando en buena medida la marcha de los actuales acontecimientos. La pregunta es: ¿quién aparece que sabe más con respecto al escenario emergente del social media? La respuesta es el Marketing. Es así de sencillo.

Bajo mi punto de vista, la presencia de los marketingnianos, sin el más mínimo afán de crítica, tiene a pesar de los pesares un recorrido solo circunscrito a lo externo. Lo comercial, mientras que la Comunicación Corporativa aporta la visión holística y de negocio general. Eso quiere decir que la irrupción de la web social posiciona el hecho de la comunicación en un lugar prioritario en lo que se refiere a la pura gestión empresarial. Hoy en día la ecuación es: gestión empresarial=dominio de los tiempos y las nuevas herramientas de la comunicación.

Los comunicadores de toda la vida, por decirlo así, tienen la responsabilidad, más que ninguna otra profesión, de avanzar en el dominio del social media y sus posibilidades. Ellos son los encargados de llevar a cabo el cambio histórico de la comunicación, de mera 'tarea maría' a materia básica y prioritaria a la hora de gestionar hoy en día las compañías. Francamente esto es lo que creo que tienen que ser las cosas y lo que efectivamente a mi me gustaría que fueran. Ojalá que mi visión sea la cierta. Mientras tanto a darle duro. Eso es lo que nos queda. Los comunicadores tenemos que asumir el reto que los tiempos que corren nos han brindado.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: