Los tres pasos para que una empresa se haga Social Business

Image006

Con ánimo de abreviar y, al mismo tiempo de estructurar, condenso en tres los pasos que cualquier empresa tiene que dar para entrar en el Social Business o convertirse en una Empresa 2.0, que vienen a decir lo mismo. Los tres pasos van de menor a mayor complejidad.

  1. Las empresas observan el  uso que sus clientes y que el entorno hace de todas las herramientas de la web social. Desde una actitud expectante, y con una cierta dosis entre la incredulidad y el temor, las compañías van progresivamente aceptando el fenómeno a la vez que asumen la posible rentabilidad que les depararía involucrarse en este mundo.
  2. Las empresas entran. Después de un tiempo prudente de observación, las organizaciones -animadas por la tendencia que marca el contexto- se animan a participar. Sin más pretensiones, se abren perfiles en distintas plataformas sociales y contratan a un community manager llegado el caso. Con una mentalidad propia del paradigma de la era pre-internet, su objetivo es obtener resultados positivos  mezclando viejas ideas con nuevas herramientas. Este es el peldaño en el que se halla la mayoría de las compañías actualmente.
  3. Las empresas evolucionan. Este tercer paso es el más complicado de todos. La influencia de las redes sociales en el negocio supone  cambios más intensos si la dirección de las compañías llevan a cabo un proceso evolutivo consecuente y práctico. La influencia de las personas en el hecho económico a través de las plataformas sociales plantea cuando menos reflexiones respecto a la manera en la que las organizaciones se modifican y adaptan mejor a la nueva situación. No se trata ya solo (que lo es) de que las empresas sepan obtener rentabilidades de la conexión entre herramientas informáticas, redes sociales y resultados, si no que los organigramas clásicos de las compañías se modifican completamente.

En una regla espacio temporal, los dos primeros pasos se han dado en un período de aproximadamente 10 a 15 años. El tercero puede llevar bastante más. Actualmente ya hay empresas, las de internet y algunas tecnologícas, que apuntan maneras. La inmensa mayoría ni se lo plantea.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: