‘Hágalo usted mismo y véndalo’. El negocio de nicho, una alternativa a la crisis

Hagalo-usted-mismo-11

La tarde noche del Sábado Santo me sorprende con un claro descenso de precipitaciones y un baño de lecturas económicas que me ha encantado. La cultura en red nos pregona cada vez más alto el objetivo alcanzable de lograr ideas válidas, conectadas, que pueden llegar a convertirse en productos aptos para una demanda insatisfecha.  Es la cultura del Do It Yourself (DIY) que en castellano hemos traducido al pie de la letra por el 'Hágalo usted mismo', al que habría que sumarle: ¡y véndalo!

La crisis nos ahoga. Seth Godin proclama a gritos que no podemos esperar por más tiempo y debemos buscar nuevas alternativas a un sistema productivo con fallas y serias incapacidades para superar la situación con garantías de largo plazo.  La gente de Wired, según descubro en el último post de McAfee, continúa en su apuesta por el DIY con dos artículos interesantes ( el más viejo, y el actual). La clave de este movimiento es bastante lógica: existe una gran cantidad de inteligencia conectada que puede aportar ideas para avanzar en productos, como por ejemplo coches con características muy especiales que las factorias estándares de fabricaciónde vehículos no sirven. La pregunta es: ¿te gastarías dinero por un coche hecho para ti? Seguro completamente que hay miles y miles de personas dispuestas. Es cuestión de atender al nicho.

La nueva sociedad en red nos organiza de una manera diferente y nos plantea retos distintos ante situaciones duras como la actual crisis. El freno está, de entrada, en la mentalidad establecida mayoritariamente que rechaza las alternativas innovadoras en la esperanza de que habrá un momento en el que todo se aclare y sea más estable. Es un planteamiento erróneo. Los plazos vuelan por los aires. Se agotó el proceso del: planteamiento, nudo y desenlace. Las historias son interminables y la cadena de acontecimientos se van autogenerando sin principio ni fin. La resolución de problemas típica de la Revolución Industrial está agotada. La propuesta ideal se acerca a lo instantáneo. Existe inteligencia, medios y necesidades para llevar a cabo propuestas que se  pueden concretar en productos. Todos estos elementos están conectados por internet, incluido el mercado. ¿Qué más nos hace falta? :¡Hágalo usted mismo y véndalo!

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: