En la lucha por ‘lo social’ Facebook es el rey y Google el aspirante

Facebook-vs-google

La tendencia de la web como exponente determinante de 'lo social' no es una moda. Sencillamente es una forma innovadora de activar nuevos modos de organización e influencia en todos los órdenes de nuestra vida. El fenómeno que representa esta era en la red comenzó de manera amateur, casi romántica se podría decir, y poco a poco se está profesionalizando. ¿En qué sentido? Muy fácil: las empresas se están percatando del enorme valor de la información que cientos y cientos de millones de personas vierten cada segundo en internet.

En esta lucha por protagonizar este movimiento, Facebook se ha establecido como líder, mientras que Google es el aspirante. El desarrollo de la empresa de Zuckerberg, como de forma realmente llamativa desmenuza Emergent by Design, contrasta con el intento de Google de mejorar su papel en el ámbito de lo social. En esta pugna hay sitio para los dos, cuando por otro lado en el apartado de la rentabilidad real, Google y su negocio de la publicidad son los reyes, y Facebook se convierte en este caso en el aspirante dado que sus usos intuyen grandes negocios aún no del todo confirmados.

La situación de contexto en la red rezuma por todas partes el valor de lo social. Es tanto, que la clave se encuentra efectivamente en hacer negocio, y las previsiones a este respecto son buenas para los que se dedican a este sector. La generación de oportunidades es para todos. El esquema se centra en grandes compañías con cifras millonarias de seguidores y modelos de negocio por reconfirmar, a los que se les une una larga cola de pequeños nichos.

Creo que nos situamos en un mundo hecho al cambio constante de protagonismos. La histórica portada de Times en la que se afirmaba que el 'protagonista eres tú', nos colocaba años atrás en las modificaciones tremendas de nuestro mundo. En el apartado político los recientes acontecimientos de los países árabes nos dan la clave. En la economía ya se ve, a pesar de los miedos por una posible burbuja acechante. Luego nos queda nos queda por referir la capacidad de las organizaciones para adaptar sus realidades al nuevo panorama, lo que nos coloca en un importante proceso de evolución tipo empresa 2.0.

1 Comment
  • Maria José Solano
    abril 16, 2011

    Interesante tu artículo , con este panorama me gustaría saber más sobre la significación de las empresas pequeñas y las iniciativas individuales, vamos si tienen cabida o se hace cierto lo del pez grande se come al chico.SALUDOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: