Para las empresas que dudan: enfoca la web social como ventaja competitiva

Ventaja_competitiva

Las empresas tienen ante sí un enorme reto con la web social. ¿Incluirla o incluirla?, esta es la cuestión. Pero no, ya no se trata de esto, aunque haya que ser más pesado que una vaca en brazos para explicarlo y explicarlo hasta que cale este nuevo paradigma del negocio social (simple traducción de social business). La cosa es que por algún sitio habrá que arrancar y, si entramos en la concepción de una compañía que vive ajena completamente al panorama emergente, lo mejor es plantearle la utilización de las herramientas de la web social como una ventaja competitiva frente a las demás, si es que obviamente las demás tampoco las ponen en práctica.

Se trata de decirle al empresario o ejecutivo meditabundo que si su organización es la primera en dar el paso de iniciarse en las herramientas de la web social, pues eso le ofrecerá un mejor posicionamiento frente a las empresas con las que compiten, pues su organización va a aportar algo novedoso que se adapta a los tiempos que cambian y que eso viene a decir que su empresa está bien adaptada a la realidad en evolución. El riesgo de este consejo es que el empresario o ejecutivo lo enfoque como una medida estética que no ayude sino todo lo contrario. No es extraño considerar que cuando se da un paso mal dado, lo que se prometía como una ventaja se convierte en un lastre. Resulta evidente que no se puede ser tibio; si entramos en el ámbito del negocio social, entramos, y si no, pues mejor lo dejamos para otro momento.

El panorama se va clarificando poco a poco, y como decía al principio, no es cuestión de pensar si podemos permitirnos el lujo de dejar de estar en esta corriente de la web social y su uso en el negocio. En el último informe Mckinsey, resumido en Consultoría Artesana, se ve con suma claridad el incremento de las compañías que la utilizan. Es reseñable que, en este trabajo que se basa en una encuesta realizada a 3.000 ejecutivos de todo el mundo, una élite de un 3% de las empresas encuestadas "consiguen grandes beneficios de ese uso intensivo de la web social".

Personalmente compruebo con bastante asiduidad como las empresas ven la necesidad de avanzar en este terreno, pero al mismo tiempo demuestran cierta pereza envuelta en dosis razonables de miedo o desconfianza. Pero seamos también conscientes que los que nos dedicamos a evangelizar, debemos dar un segundo paso en el momento en el que aconsejamos a la empresa que se integren en la ola creciente de la web social. Y efectivamente debemos hablar el lenguaje de la rentabilidad. En ese sentido, en un reciente post de mi factoría, centraba en tres los beneficios del negocio social.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: