Clientes, conocimiento y reputación, 3 beneficios que la web social aporta a la empresa

En la duda razonable que cualquier empresa se plantea a la hora de asumir la utilización de las herramientas de la web social, creo existen tres beneficios reales que justifican dar un paso adelante e involucrarse en este sector. Efectivamente puestos a ver otros, seguro estoy que existen más, pero estos tres me parecen básicos.

Clientes: sobre esto no hay de ningún tipo de duda. El hecho de que las empresas se abran a más lugares en internet en los que darse a conocer como marca y a través de sus productos, genera una oportunidad de crecer en cuanto al número de clientes. Obviamente no estamos hablando de que se generan más ventas, pero sí que se plantean más opciones. Es una cuestión de puras matemáticas de parvulario: si tiene la empresa 200 followers en Twitter, 150 amigos la siguen en Facebook y además tiene un nivel de páginas servidas en su blog, pues no hay otro planteamiento al respecto que su visibilidad es mayor con posibilidades, además de crecer viralmente.

Conocimiento: esto también resulta bastante patente y además necesario. Las empresas de hoy en día se hacen más sólidas en la medida que conocen mejor su mercado a través de la adaptación de la que son capaces a la hora de ofrecer las respuestas adecuadas a las exigencias que plantea éste. En entornos altamente competitivos el conocimiento adaptado a las peticiones que realizan directamente los clientes resulta de lo más eficiente. Esta capacidad la aporta la web social pues facilita un contacto directo y permanente con su entorno. De forma añadida, las empresas pueden beneficiarse de las apuestas innovadoras que las personas efectúan, más allá de las rectificaciones necesarias a raiz de peticiones que formulan sobre las prestaciones actuales del producto o servicio.

Reputación: la aportación más intagible de las tres es ésta, aunque no hay quien piense que la empresa pueda vivir sin una buena reputación. Y cuando nos referimos a ella hablamos del valor añadido que las compañías aportan a su haber, gracias al mantenimiento de unas relaciones con su entorno presididas por unos estándares saludables de respeto, honorabilidad y transparencia. Esos planteamientos surgen en la medida que las empresas comprueban, a través de los medios de la web social, que en nuestros días el hecho de vender no implica que las personas tengan una venda en los ojos. Al contrario. Las personas cada vez tienen mayor confianzan en ellas mismas dado el poder que sienten a la hora de expresarse sin tapujos a través de los medios sociales.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: