Dos claves de la gestión del social business: descentralización y medición de datos

En el EBE de este año tenemos preparadas muchas cosas, que espero que muchos de mis lectores puedan disfrutar. Hay uno de los contenidos en el que tengo especial interés, entre otros muchos de nuestro programa, que se va a detener con Amalio Rey, Luis Suárez, Pepe Cerezo y Fernando Polo en analizar si el social business, o la empresa 2.0 supone un nuevo modelo de gestión. A mi, como estímulo ante el debate que estos amigos nos van a plantear el próximo día 19, se me ocurre que existen dos ideas que pueden ser claves en cualquier proceso de desarrollo del social business.

Por una parte, tenemos el tema de la descentralización. ¿Qué quiero decir con esto? Básicamente la idea es que lo que define las estructuras u organigramas que marcan el día a día de las empresas es la manera en la que fluye la información y los parámetros de comunicación que se establecen. Clásicamente se tiene asumido que el flujo de movimiento de la información en las organizaciones se establece sobre un esquema comunicativo de arriba a abajo con pocas opciones de retroalimentación. Esta imagen nos sitúa en un prototipo de organización altamente centralizado.

Decía el otro día que, en el tiempo actual de incidencia del social media, más que clientes tenemos que plantearnos la influencia de las comunidades que se forjan en torno a las nuevas herramientas de comunicación. Pues de forma parecida en las organizaciones, el uso de los canales interactivos nos tiene que llevar a un esquema en el que funcionan también las comunidades, lo cual inyecta a las organizaciones una energía descentralizadora. Claro es que el verdadero reto de las organizaciones es saber encajar de forma eficiente y rentable el nuevo paradigma que se está alumbrando dada la incidencia de los medios participativos, dentro y fuera de las compañías.

Por otra parte, y como segundo factor clave, tenemos que ver la importancia suprema que va a tener, o está teniendo en el social business o la empresa 2.0 como realidad incipiente pero en marcha, todo lo relativo a la medición de datos. Existe un valor radicalmente importante en este panorama: los nuevos medios no solamente implican un nuevo modo de descentralización, sino que incluyen la capacidad de medición en tiempo real de los acontecimientos. Esto es un hecho determinante, que analiza Kamy Huise en una serie de tres post.

Como ocurre en la televisión, las empresas pueden tener información medida en tiempo real, que no solo le aporta una referencia cualitativa, sino cuantitativa respecto a la marcha de los acontecimientos. En la tv, por seguir con este ejemplo, este hecho es fundamental pues, no solamente establece un ranking diario de que programa u operador es más visto, sino que marca la incidencia de la inversión publicitaria en el mercado. Por eso, medir datos gracias a las herramientas del social media va a aportar un nivel de información permanente que va a marcar lo que significa la gestión diaria de las empresas.

1 Comment
  • Álvaro Valladares
    noviembre 7, 2010

    Felicidades por el post. Muy interesante y muy a tener en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: