¿Qué es mejor que la empresa tenga un equipo de Comunicación propio o confiar en uno externo?

Hace tiempo que no escribo sobre Comunicación  y Relaciones Públicas, pero este artículo de Jennifer Leggio me ha parecido lo suficientemente interesante como para plantear el asunto yo también. ¿Que qué asunto?, pues el que introduce esta pregunta: ¿qué es mejor, tener el departamento de Comunicación propio o es mejor confiar en uno externo? Yo desde ya me posiciono con que las empresas deben tener a alguien de Comunicación dentro ( más o menos gente dependiendo de las dimensiones de la empresa)  y contar al mismo tiempo con algunos apoyos externos. Es mi alternativa.

Pero no quiero dejar aquí el post pues quedaría no pobre, sino que parecería más bien un tweet, por breve me refiero. La primera razón de peso para contar con un equipo de Comunicación dentro de la empresa es que va a conocer mejor la cultura corporativa de la compañía y los asuntos que están a flor de piel en el día a día. Luego existe una razón de la evolución de los acontecimientos, pues los nuevos medios digitales tienen una presencia de 24 horas al día (que requieren atención plena) y, además desde la web social, se suele penalizar a aquellas empresas que tienen 'negros' para escribir los posts o las entradas en Twitter, dado que se entiende que no es la verdadera voz humana que tiene que hablar desde la empresa.

En el lado de los servicios externos, una de las características que están haciéndolos bastante necesarios es justamente estar por delante en lo que se refiere a abrazar las nuevas herramientas de la web social. En este aspecto, según he podido comprobar en más de una ocasión, las firmas asesoras de Comunicación y Relaciones Públicas son las que realizan la tarea de envangelizador que tan necesaria es. Su visión externa, además, ofrece una mayor objetividad a la hora de analizar determinados asuntos y tomar decisiones, pues quizás internamente se tiene demasiada poca visión ( o está mal enfocada) para tomar alguna medidas.

Finalizo. La fórmula mixta que apuntaba al principio como la más válida para mi, con comunicadores propios de la empresa y ajenos, me parece la más extendida por otro lado. El hecho de que así sea, es porque probablemente nos demuestre con claridad que es la fórmula más adecuada. Quizás sea la pasión por la disciplina la que una en una misma tendencia a comunicadores de dentro y fuera, motivo por el que en muy poco tiempo empiezan a demostrar las muchas posibilidades de realizar un trabajo conjunto.

2 Comments
  • diaz_meco
    septiembre 22, 2010

    Completamente de acuerdo contigo Benito. Creo que toda empresa u organización debe tener al menos una persona -dependiendo de su tamaño- dedicada a la comunicación. A partir de ahí, en función de sus medios, objetivos, intereses… el personal propio puede -en ocasiones es casi obligatorio- apoyarse en empresas externas que siempre pueden ofrecer, tal y como comentas, mayor experiencia, una nueva perspectiva, conocimientos técnicos sobre aspectos concretos…De este modo, creo, se puede crecer continuamente en el ámbito de la comunicación sin alejarse de la cultura empresarial propia.Gracias por la entrada. Un saludo.

  • CesarBor
    septiembre 23, 2010

    Estoy de acuerdo en que la fórmula mixta puede ser la más beneficiosa para ambas partes.Yo me dedico precisamente a participar en ese tipo de mezclas. En nuestra agencia tenemos clientes en los que sí existe un departamento de comunicación y otros en los que no.Bien, aunque en un principio puede parecer que es mejor que te contrate alguien que no disponga de recursos de comunicación porque de esta forma eres tú el que elabora más o menos la estrategia, porque se delega en ti esa función, la realidad es que el trabajo es mucho más fluido cuando en la parte contratante existe un interlocutor que hable tu mismo idioma.Es complicado a veces tratar con directores de marketing o incluso directores comerciales y de marketing (o incluso directamente con directores generales que se piensan que eso de la comunicación es poner páginas de publicidad en las revistas del ramo). Hay que desarrollar un proceso de evangelización, de convencimiento que, en muchos casos, impide un trabajo fluido.Si hay alguien de comunicación en la empresa, primero, ya demuestran que la comunicación es algo importante para ellos. Es un buen principio. También demuestran que no la confunden con el marketing (es una buena continuación).Y, por último, se optimiza al máximo el trabajo de las dos partes. Ellos saben lo que quieren, saben hasta donde llegan y saben cómo les podemos ayudar. Por eso nos contratan.Más allá de que yo viva gracias a esta fórmula mixta o a la que externaliza por completo las tareas de comunicación, la realidad es que me parece importante que las empresas cuenten con colaboradores externos (en mayor o menor media, en función de las necesidades). Por muy grande que sea la empresa o el departamento de comunicación, es importante el asesoramiento externo de profesionales, de gente que proporcione el análisis objetivo necesario para optimizar al máximo las estrategias de comunicación de la empresa en cuestión. Estas agencias proporcionan una visión global del segmento, o de la actividad en la que se mueve la empresa que a veces a los trabajadores, desde dentro, les es más difícil de tener.Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: