La empresa es una fuente inagotable de contenidos que comunicar

Fuente

He leído este domingo el reportaje de las páginas salmón de El País el reportaje de portada titulado 'De espaldas a las redes sociales', que tiene una información añadida: 'Los directivos españoles alérgicos a las nuevas tecnologías'. No he encontrado estos artículos en la versión online del citado periódico, pero puedo resumirlos fácilmente, así: las empresas españolas del IBEX 35 están muy retrasadas en la utilización de las herramientas de comunicación de la web social o social media, aunque van considerando poco a poco que son muy importantes. Particularmente he comprobado una y otra vez este panorama charlando con responsables de algunas compañías españolas de gran nivel.

En la información, basada en un informe realizado por Estudio Comunicación en exclusiva para el diario madrileño, se dice, por ejemplo, que en España somos más de 13 millones de personas las que usamos los medios sociales (Twitter, Facebook, Tuenti, Flickr…) y, como contraste, apenas hay uno o dos blogs entre las 35 principales empresas cotizadas y ningún alto ejecutivo (presidente, director general, consejero delegado…) tiene perfil en Twitter. Francamente el panorama no puede ser más desolador y empresarialmente inexplicable, pues demuestra a las claras la escasísima adaptación a los tiempos de la que están haciendo galas las compañías.

Dicho lo dicho, me gustaría entrar en el debate respecto a la forma en la que estas empresas deben abrirse su hueco en este panorama. En mi último post decía algo al respecto. Creo que fue éste un artículo un pelín apocalíptico ( me salió así, tenía inspiración destroyer quizás) por lo que ahora me gustaría compensar. Considero que las empresas, desde dentro en este caso, tienen que ser vistas con otros ojos. Lo más normal es que se analicen con una visión muy esencial del tipo: qué producto tengo y cómo lo vendo para ganar, si bien la cosa se está sofisticando día a día sin embargo, y los contenidos son muy importantes para competir, incluso para la publicidad.

El diálogo se puede hacer con mis contenidos o con los tuyos, ¿quien decide la agenda? Y me refiero a que de las empresas se está hablando en internet y lo más inteligente, en una política proactiva, es que yo, como empresa, intente marcar los contenidos de los que quiero que se hable. Dicho así puede sonar arrogante y es lo último que merece la pena hacer. Lo digo tajante para que ( estimo yo) se me entienda mejor desde el lado de la empresa. Content Marketing Infinity, afirma Joe Pulizzi en su blog, un post en el que argumenta lo siguiente: a través del blogging te conviertes en un proveedor de soluciones de confianza. No estás vendiendo, estás ayudando. Cuando hagas esto con convencimiento 'cosas maravillosas pueden a ocurrir', finaliza.

La cuestión es que hay que descubrir aquellas cosas que puedan interesar a la gente quitando esa visión agresiva de vendedor (aconsejo este artículo de Douglas Karr en el blog de Debbie Weil, autora que empezó a aconsejar el blogging en 2001). Hay que mirar la empresa para descubrir los contenidos que puedan ayudar a mis clientes para, de esta forma, confiar más en mi; hay que revisar los puntos de vistas para, en su caso, entrar en un diálogo si descubro opiniones contrarias a mis intereses, debemos buscar los detalles, quizás los más nimios y aparentemente insignificantes para expresar nuestra filosofía de empresa para que se sepa algo más de nosotros… En definitiva tenemos que observarnos y comprobar que hay mucho que contar. Las empresas tienen que dar rienda suelta a los contenidos y expresarse. Deben comunicar. No es más.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: