Cada día que pasa, nos acerca al final del viejo Management

Viejos_lderes

La crisis económica exige innovación y nuevos sectores en los que desarrollar la actividad económica (caída del sector inmobiliario y subida del de las energias renovables, por ejemplo). Para innovar, entre otras cosas, es necesario el uso intensivo de nuevas tecnologías, entre las que, singularmente, personalmente destaco las de la web social, en la medida en la que las personas, a través de estos instrumentos, se involucran intensamente en los procesos consustanciales a la empresa, tanto interna como externamente.

El último eslabón de esta cadena (crisis económica-uso de nuevas tecnologías y entre ellas sirgularmente las de la web social) es el cambio de orientación del Management, ya que el actual y más extendido es, en gran medida, heredero directo de la era post-industrial.  Justamente a lo que va a ser el ‘Futuro del Management’ le dedica un libro el autor Gary Hamel, un  texto publicado por la Universidad de Harvard, que, por lo que he leído, pone un gran énfasis en el cambio de los modelos de negocio y, muy especialmente, en el trabajo de cambio que tienen que realizar los líderes de las organzaciones.

Mi tesis a este respecto, es que los responsables de las empresas tienen que acostumbrarse a realizar un estilo de gestión que esté basada cada vez más en las nuevas herramientas sociales. De forma evolutiva, cambiar de la era post-industrial a la era de la información y el conocimiento, supone que las personas responsables entronquen más su capacidad gestora con la comunicación. Por costes y por penetración extraordinaria en sus pocos años de vida, el social media va a ser paulatinamente el gran eje sobre el que se estructure el trabajo diario.

La razón de tal cambio de paradigma esta íntimamente relacionada con dos cuestiones: la eficiencia de la economía bits y la implicación de un nuevo actor: las personas, que entran a influir sobremanera desde dentro y, especialmente en estos días, desde fuera de las organizaciones. El conocimiento es libre, y eso es algo que las nuevas herramientas refuerzan de forma impresionante. Gracias a ellas, el conocimiento crece de forma exponencial y permamente, lo cual demuestra la riqueza (de datos y oportunidades de negocio) que es capaz de generar el nuevo paradigma.

El viejo Management tiene sus días contados. No es lógico pensar que podamos desarrollar nuevas empresas con modelos de negocio distintos con los mismos estilos de gobernanza de siempre. En este sentido, creo que uno de los elementos claves es que la gran avalancha de conocimiento implica que el factor crítico no sea el control sino la capacidad de elección, por ejemplo. Desde luego, la riqueza en nuestros tiempos se genera con más participación y no puede ser contenida sobre la base de las prescripciones de una visión piramidal, muy jerarquizada e inamovible de las organizaciones clásicas.

2 Comments
  • Rosangel
    Septiembre 17, 2010

    Muy bueno tu comentario y estuve buscando más información acerca del autor, realmente propone ideas bien interesantes que necesitan de mucho coraje por parte de la empresa.Sin lugar a dudas el efecto de las habladurías, chismes y descontento se disminuirían enormemente si los empleados empiezan a hacerse responsables de lo que dicen y empiezan a enviar soluciones en lugar de mantener silencio por cuidar el puesto, obviamente depende de la organización y cuan dispuesta esté a escuchar sin enviar señales de posibles “castigos”. Por esta razón las evaluaciones 360 o de clima organizacional no funcionan, la gente desconfía. Poco a poco se verán los resultados. Felicitaciones por tu análisis.

  • Benito Castro
    Septiembre 17, 2010

    Gracias Rosangel. Si creo que las estructuras menos rígidas y más participativas pueden ser más sinceras. Se trata de poner unas normas para la participación. No se trata del ‘aquí vale todo’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: