La influencia es la ventaja competitiva propia del social media

En estos días de la nueva economía, en los que la conversación se convierte en un nuevo y determinante elemento para la generación de conocimiento, tenemos también que tener en cuenta otra perspectiva. Me refiero a que en esta etapa de desarrollo del social media,  resulta fundamental el valor de la influencia, que se irá erigiendo poco a poco en una ventaja competitiva de mayor relevancia. La influencia, hasta ahora, se dejaba más para políticos, personalidades e instituciones, pero no encajaba en las empresas. El panorama esta cambiando.

Básicamente en el mundo competitivo de las compañías, podríamos valorar dos formas de establecer diferencias competitivas. Una, fundamental y permamente en todo momento desde que la empresa es empresa y el mercado mercado, es la innovación. Fijémonos en Apple, que es el paradigma de la innovación en el sector de las nuevas tecnologías de comunicación en el nivel de consumidor. La marca de la manzana mordida es considerada como la que aporta contínuos cambios que, además, son asumidos por el mercado como tales. Como contraste podríamos poner el caso de IBM, que aún siendo una empresa innovadora en muchos aspectos ( y eso se notaba especialmente hace décadas) ahora tiene una menor relevancia reconocida por el gran público en ese sentido.

Pero el desembarco cada día mayor de los medios sociales en la empresa se mide también en términos de influencia debido a la incidencia del social media, lo que es más fácil que los arduos procesos de la innovación. La importancia de la influencia como ventaja competitiva viene de la mano del diálogo con el entorno y de la forma en la que la empresa llegue a manejarse en el terreno del social media.

Las empresas de la era del social media son más que empresas que intentan venderte un producto metiéndotelo por los ojos por cuantos medios mejor. Su adaptación a la era del diálogo supera ese enfoque para convertirlas en puntos de referencia en muchos campos: atención al entorno, respeto del medio ambiente, de los derechos humanos… En esa línea, las compañías pueden influir en muchos ámbitos, aunque el principal es obviamente respecto al producto que venda. Ese contexto genera confianza que es un valor propio del liderazgo de nuestros días.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: