La sociedad occidental demanda al social media que ayude a arreglar problemas

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0

La clave del tiempo moderno se encuentra en acabar con los problemas, más que en aportar algo que supuestamente es nuevo y decisivo para nuestras vidas. Y con ello no quiero decir que se acabe de inventar, sino que objetivamente tenemos muchas dificultades en nuestros entornos que requieren ser superadas. Si lo vemos desde la perspectiva de los productos y las marcas, como dice Seth Godin, vivimos en un ecosistema en el que parece que nos están diciendo continuamente: somos lo mismo, somos lo mismo. Es el reino de los estandar: vas a un hotel y aproximadamente te ofrecen una comida, una cama y un trato muy parecidos; compras un coche y no notas grandes diferencias según te sitúes en una gama más o menos alta. Pasa aproximadamente igual cuando compras un móvil, aunque ya sé que en el terreno tecnológico los más concentrados en este tipo de temas saben ver diferencias que la inmensa mayoría de las personas no estamos acostumbrados a ver.

Nuestras vidas ( y me refiero en el entorno occidental) están colmadas de muchas cosas, lo que curiosamente nos provoca más problemas de los que nos podíamos imaginar. Parece mentira, pero muchos millones de personas del mundo en desarrollo están más contentas teniendo menos que los componentes de las sociedades ricas que, como analiza Pilas Jericó no saben envejecer, por ejemplo, y se aferran de una manera poco sensata a la inexistente eterna juventud. Pasa también, como se dice frecuentemente, que una de las peores enfermedades de los occidentales está siendo ya la depresión. Por lo tanto, ha llegado un momento efectivamente en el que, más que pretender buscar nuevas aportaciones supuestamente placenteras que nos prometen estados mejores, lo que nuestra sociedad necesita es solventar problemas. Es lo que señala Carl Honoré, autor del libro 'El elogio de la lentitud':

La respuesta de una situación como la que vivimos es obvia: debemos reaprender a vivir superando dificultades antes que aspirar a más y más en una carrera sin sentido. Y conecto esta reflexión con la acción del social media. Communication Overtones, por ejemplo, habla de la estrategia de la generosidad como un posicionamiento de las marcas. Puede ser una línea interesante cuando a las empresas siempre se les ha tachado de todo lo contrario, pero claro nada de esto vale si se hace como pura fachada.

La conexión de millones de personas en la web social creo que tiene un mayor valor en la medida que busca soluciones a los retos. Puede ser que ello requiera críticas, lo cual es necesario, pues de ellas saldrán las formas de mejorar. Quizás esta perspectiva sea un poco incomprensible, o probablemente no me haya explicado bien o esté directamente equivocado… Sin embargo sí considero que en nuestro entorno occidental hace falta una reflexión sobre la sociedad que construimos y sus enfermedades en un sentido amplio ( no sólo aquellas que se curan con recetas médicas). Este tipo de planteamientos se tienen que situar en todos los niveles y no únicamente en lo estrictamente personal. Tiene que estar sí en las personas, pero también en la economía y el consumo y a eso puede ayudar sobremanera el social media ofreciendo la perspectiva de los seres humanos.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: