De cómo la web social le da un giro al negocio del deporte y los medios

Cuando el partido de ayer de España nos ha dejado una sensación de amargor por la derrota ante Suiza, me gustaría, reponiéndome, centrarme hoy en la marcha que está teniendo el Mundial en lo que se refiere a la influencia de la web social en el ámbito deportivo y en todo el negocio que hay a su alrededor. El caso más evidente en este sentido es la crisis desatada en la Cadena SER, primero con la marcha de Paco González y ahora, y siguiendo la estela del primero, con la probable de Pepe Domingo Castaño. La novedad en este asunto, que no deja de ser más que un desacuerdo entre empresa y unos presentadores, es que en esta ocasión se ha aireado a través de distintos medios sociales de internet, siendo probablemente, la primera vez que ocurre en nuestro país con una relevancia importante. Contaba el Público.es que existe temor en la empresa radiofónica ante la posibilidad de que, con Pepe Domingo Castaño ( animador del archiconocido ‘Carrusel Deportivo’) se vayan también anunciantes, lo cual representaría un montante económico muy destacado que cambia de caja registradora. Claro que hay que relativizarlo todo, por lo que también hay que tener en cuenta la pugna entre las empresas a las que pertenecen la SER (Grupo PRISA) y Público (Mediapro) pues andan ensarzadas en polémicas judiciales desde hace un par de años por los derechos televisivos del fútbol.

 

¿Sería lo mismo el asunto en cuestión con…, que sin la presencia de páginas como Twitter o Facebook? Pues parece que no, como resulta evidente. El hecho de que situaciones como estas adquieran un perfil público hace que la presión sea diferente, que los tiempos de manejo del conflicto también cambien, etc, etc. Y claro, todo esto tiene sus consecuencias en el terreno económico. Business is business.

 

Pero el negocio del deporte ha cambiado, como demuestra el caso Cristiano Ronaldo y el posicionamiento de su marca y de la de Nike en Twitter. @Cristiano consiguió casi 46.000 followers a tan sólo 24 horas de conocerse que había iniciado su andadura en este sitio de microblogging. La ocasión elegida por el astro portugués resulta curiosa, pues en algunas selecciones, entre ellas la española, se había decidido prohibir que los jugadores con cuenta en Twitter o Facebook dejaran de usararlas para no perder concentración. Sea de una manera u otra, la dimensión pública de las estrellas del deporte tienen un frente nuevo que no pueden descuidar. Desde luego, les viene bien en sus momentos álgidos para su posicionamiento como marca, pero ¿que ocurrirá cuando haya alguna crisis. Dejarán de tener visibilidad? Mejor que no.

2 Comments
  • Lola G.
    Junio 18, 2010

    Si es insólita ya la relación entre las redes sociales y el deporte y con otras muchas cosas más… hasta el mismo Paco González ha quedado anonadado del seguimiento de su asunto en Facebook y como la gente le ha contestado en una posición u otra. ¡Increible!. Esto va que se desborda.

  • Benito Castro
    Junio 20, 2010

    Sí, quien quiera que tome nota. Quien no…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: