¡Cuidado con la crisis porque el poder corta el vuelo del social media!

En tiempos de tribulación no hacer mudanza que decía el fundador de los jesuitas, Ignacio de Loyola. Eso es lo que deben pensar, cada cual a su manera, algunos de los que, de forma genérica, ostentan el poder. Da igual que sea en organizaciones institucionales, políticas o empresariales. Y es lo que se plantean cuando, en épocas como esta de crisis, hay que empezar a tocar muchas cosas con el objetivo puesto en superar el bache.  Es aquello de tener que mover a gente, cortar presupuestos, descartar proyectos… porque el panorama no está para florituras. Los que tienen que tomar decisiones difíciles quieren que, cuanta menos gente las sepan mejor hasta que no se consumen los hechos. Son actitudes normales de las personas en las organizaciones. Y claro crece la desconfianza.

Pero hay usos y maneras que son propias de un tiempo que se empieza a superar y además está el cambio de paradigma. La actitudes opacas son las habituales en las organizaciones muy cerradas y piramidales. En ellas no quiere decir que no existan las opiniones, solo que mayoritariamente surgen en forma de rumores. Las organizaciones en las que los flujos de comunicación han aumentado, gracias a los medios participativos, determinadas noticias dejan de tener el marchamo de 'top secret', puesto que el intercambio de mensajes se convierte en un hecho mucho más natural y cotidiano. Era como en la etapa de la Transición política española que muchas cosas que parecían impensables en la época franquista ( vestir de una manera un poco alternativa) empezaron a pasar completamente desapercibidas con el tiempo.

La cuestión es que, al final, la cabra tira al monte y aunque se pretendan poner muchas barreras al campo, la realidad del social media y sus usos cada vez más amplios termina imponiéndose, puesto que la realidad es la que siempre sale a flote, y nuestra realidad hoy es ésta. No querer ver una situación como la que se describe en este post es propia de directivos miopes, como comenta Joan Jiménez en su blog. Estoy de acuerdo. Ahora bien, también tengo que añadir que las modificaciones de comportamientos no son tan fáciles y los prototipos de los social CEO tardan en hacerse un hueco. Siempre digo que en estas circunstancias, quien tenga la habilidad de ver las novedades y sepa adaptarlas como ventajas competitivas logrará resultados mejores, no por nada sino porque son respuestas más adecuadas al tiempo presente.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: