Un niño de 8 años obliga a Boeing a que empiece a tuitear

Boeing_dibujo_nio

El caso lo ha contado recientemente The New York Times. En efecto un niño de ocho años, acostumbrado a viajar en avión con su padre por medio mundo, se animó por iniciativa propia (dice la crónica) a proponerle a la compañía Boeing, obviamente con el auxilio de su progenitor, una iniciativa sobre supuestas mejoras en los aviones que, claro está, tenían la trascendencia de la que la imaginación de un niño de esa edad es capaz.

La compañía respondió al chiquillo con un sobrio a la vez que desagradable: "no atendemos ideas no solicitadas". Y bueno, el padre de la criatura movió el asunto en su propio blog y de ahí salieron unos cuantos mensajes en Twitter y la polémica ya quedó servida. El asunto llegó hasta la compañía de construcción aeronáutica que había abierto su cuenta en Twitter solo dos semanas antes de que ocurriera el percance. Con extrañeza y sin pericia alguna sobre el tema, los gestores de esta cuenta en Boeing comprendieron enseguida que había que cambiar el tono de la primera respuesta, reconociendo su error inicial y asumiendo que considerarían la iniciativa del chaval, al que le prometieron que su idea llegaría al museo de la compañía.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: