Para empezar una empresa 2.0 prescinde de la herencia previa y construye desde cero

A veces para construir algo nuevo hay que acabar con lo anterior, pues nos puede condicionar en exceso. Estoy persuadido de ello y eso que, al mismo tiempo, estoy convencido también, casi por código genético, que los seres humanos somos mejores o peores en función de la evolución de la que somos protagonistas. Por eso, de acorde con esta segunda máxima, entiendo que la empresa normal y corriente, podríamos llamarla así, camina en un sentido que no es más que una consecuencia de la marcha de los acontecimientos que la rodean. De esta forma, si hoy en día internet cada vez influye más en nuestras vidas, está visto y comprobado que el actual fenómeno del social media, web 2.0, social business, empresa 2.0, etc, etc se convierte en un exponente fundamental, como Umair Haque de la Universidad de Harvard sostiene, muy distinto de lo que heredamos de la sociedad industrial.

Así las cosas, cuando nos centramos en este asunto no solamente nos referimos a nuevas herramientas, sino también a un cambio radical de entornos, organizaciones, modelos de producción, incluso de comportamiento humano… El asunto es de una profundidad muy grande, pero el punto de vista práctico nos exige enfocar y concretar. Por eso, el propósito de esta entrada de hoy se refiere a cómo levantar una actividad que comulgue con las características de lo que se da en llamar social business o empresa 2.0, la forma de definirla me da un poco igual.

Y bien, llamemos como llamemos lo que queramos crear, en el ámbito de la economía abierta como denomina la gente de 20abierta, de la Escuela de Organización Industrial (EOI), existe un paso clave: prescinde de lo anterior y empieza desde cero. Serán los vicios adquiridos, las rutinas, las mentalidades cerradas, etc, la cuestión es que a veces es muy difícil construir sobre unas bases diferentes a lo que queremos levantar, ya que tarde o temprano incurrimos en contradicción.

La introducción en la órbita del social media suele llegar desde afuera, vía Comunicación, Relaciones Públicas, Marketing… Pero eso es insuficiente, pues la tendencia es a asumir que todo es simplemente un nuevo invento que se tiene que adaptar a nuestra forma de llevar la empresa de siempre, cuando es al contrario, lo de siempre se tiene que adaptar al nuevo invento. Por esta razón, la maduración del proceso innovador se tiene que concretar en el interior de las empresas.

3 Comments
  • Amalio A. Rey
    mayo 21, 2010

    Benito:La empresa 2.0 es innovación, y segun el bueno de Schumpeter, la innovación es “destrucción creativa”, o sea, destruyes para crear. Celebramos grandes innovaciones, e innovadores, la parte más glamourosa del éxito, pero nos olvidamos de la retahíla de “cadaveres” (entiéndase bien el término) que han tenido que dejar en el camino para conseguirlo. Si quieres cambiar algo de verdad, tienes que luchar contra los elementos…. Lo de “prescinde de lo anterior y empieza desde cero” es complicado, y un poco maximalista. Hay que soltar grasa, pero quedarse con el músculo. No puedes “tirarlo todo”, seguro que hay cosas que están bien, y que merecen combinarse con lo nuevo. Si le dices eso a un empresario, te va a rechazar o se esconde. Apuesto mas por la gradualidad, creo que es mas realista. Si pones el foco del cambio donde hay que ponerlo, puedes valorizar mucho de lo que ya existe. ¡¡un saludo!!

  • Benito Castro
    mayo 24, 2010

    Hola Amalio.Espero que la paternidad vaya bien. Y sí, estoy de acuerdo que siempre hay que ver qué parte del pasado te merece la pena mantener. Sin embargo, lo que quería señalar, con cierta rotundidad lo reconozco, es que las empresas innovadoras que utilicen herramientas y procesos 2.0 tienen que, llegado un momento, cortar lastre con el pasado y abrazar la nueva situación. Entiendo, por supuesto, que eso no se hace de la noche a la mañana y que se somete a una evolución que puede ser muy complicada en ocasiones. Lo fundamental es el grado de determinación de llevar a cabo el cambio que tiene que tener los líderes de la organización. Saludos.

  • Amalio A. Rey
    mayo 24, 2010

    En esencia estamos de acuerdo, Benito, opinamos lo mismo…saludos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: