En el social media y el sector tecnológico se comparte lo conocido y se guarda lo realmente nuevo

En muchas ocasiones me ha dado la sensación de que los procesos de cambios tecnológicos y de implementación de nuevas herramientas como el social media en los que estamos inmersos en nuestros días, se desliza a veces un sesgo de buenismo, buen rollo, etc, etc. A mi me parece que cuando la economía del bit permite producir y duplicar contenidos sin coste practicamente, lo más normal es que desde la abundancia sea más facil compartir que desde la escasez.

Resulta patente que el nuevo ecosistema de tecnología es proclive per se a compartir, pues los productos, los servicios y muchas herramientas no son críticas en el sentido de que están muy extendidas y cualquiera se puede hacer con ellas. Realmente el gran reto es, con ese conocimiento compartido, aplicar cambios en nuestros entorno reales en los que se siguen utilizando viejos sistemas, procesos y herramientas. Hay múltiples ejemplos, como se explican prácticamente a diario en el blog de Wikinomics o en este magnífico espacio de la EOI en España.

El contraste de esta dinámica se puede ver fácilmente en lo que podríamos llamar la punta de lanza de la tecnología. Se puede entender muy fácilmente si hablamos de Apple y su política de silencio que ha tenido un capítulo con su vis cómica inclusive, que parte cuando uno de los ingenieros de esta compañía dejó por despiste en una cervecería un iPhone de última generación, no lanzado al mercado, que fue hallado por una persona que se lo entregó al blog Gizmodo a cambio de 5.000 dólares. El blog lo público y luego llegó el gran lío. Está claro que las compañías cuyo negocio depende de las novedades tecnológicas, prefieren cerrar las puertas.

Como conclusión podemos entender que en el contexto actual existe un cúmulo de ideas, propuestas, tecnologías etc que se comparten porque son conocidas y más o menos estándares, mientras que las que se consideran realmente nuevas y disruptivas se guardan a buen recaudo.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: