La vida es imperfecta, las empresas y el social media también lo son

Imperfecto

La imperfección es una de las maneras más realistas de entender y justificar prácticamente todo lo que nos rodea. La vida en sí misma es muy imperfecta, especialmente porque ocurren demasiadas cosas lamentables que uno no concibe en el idealizado concepto de perfección que anida en nuestra mente. En cascada podemos afirmar que, de hecho, lo que nos rodea es bastante imperfecto, y las empresas por supuesto también lo son. La imperfección, por lo tanto, es una constante de nuestro entorno.

Los seres humanos perseguimos a pesar de todo el remedio que nos permita alcanzar lo perfecto, casi el milagro, y claro, eso no existe. Cuando nos situamos ante un nuevo reto, siempre albergamos la esperanza de que llegará un momento que sea el definitivo, porque al fin habremos encontrado la pócima mágica. Quizás de esta manera es con la que alguna gente analiza el fenómeno del social media, contemplándolo desde las afueras. Pero siento decirles que no, pues todo es falible.

Hay quien entiende el social media como la última moda para controlar el mercado, y desde luego no hay nada más alejado de la realidad. Es más, el social media lo que imprime a nuestra realidad es un plano de complejidad mayor si cabe, pues añade un volumen de información casi infinito que no entra dentro de nuestra habitual tendencia a analizarlo todo, ponerle una ficha y archivarlo dentro de unos cánones. Por eso muchas empresas se asustan y prefieren huir.

La única manera de convivir con la imperfección es aceptarla para, en la medida de lo posible, hacerla más pequeña. Es el error cero al que tienden las tecnologías fabricadas por el hombre. En ese sentido, la única forma de enfocar el social media es conocerlo para aplicarlo mejor en nuestro entorno, asumiendo que nos encontramos ante una dinámica amplia, compleja que, eso sí, está aquí para no irse pues forma parte de nuestra vida.

Las empresas tienen que asumir determinadas cuestiones:

  1. el social media ha llegado y no podemos rechazarlo. Hay que entenderlo.
  2. entenderlo significa participar en él.
  3. medir los resultados parciales de nuestra presencia resulta estimulante, pues nos da una idea de hasta donde llegamos.
  4. las empresas tienen que cambiar determinados procesos dando cabida al social media, evolucionando por lo tanto a la Empresa 2.0.
  5. no se puede depositar todo el peso del cambio en el community manager.
  6. empezar cuanto antes es signo de madurez y comprensión del sentido de los tiempos.
2 Comments
  • Rosa del Blanco
    abril 12, 2010

    Muy buena reflexión. Aceptar la imperfección es la única forma de poder trabajar en cambiarla.Muy de acuerdo en que no puede recaer todo el peso en el community manager, que ahora parece el superman de los social media….Saludos,

  • Benito Castro
    abril 12, 2010

    Gracias Rosa. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: