Las cualidades personales marcan el éxito o el fracaso del social media

Personas1021

No hay que perder de vista que hablar de social media es hablar de medios, de canales, de herramientas…, pero tampoco hay que perder de vista que detrás del social media están las personas. Esto hace que, de forma puntual, en casos concretos, se pueda desarrollar mejor o peor este nuevo esquema de comunicación en función de la implicación de la gente. Otra cosa es que, en líneas generales, la tendencia es muy clara en el sentido de que los medios participativos están subiendo como la espuma, lo cual universaliza ( en mayor o menor medida) su utilización.

Cuando hablo de casos concretos me refiero a que, por poner un ejemplo, si una empresa se pone manos a la obra para desarrollar un plan de desarrollo de social media, la implicación de las personas en el proyecto es fundamental. Si hay motivación y una buena gestión, el plan llegará antes y mejor a buen puerto y viceversa. Aquí también cabe aplicar el viejo aserto del 1/9/90 de Jakob Nielsen. Esto es, habrá un porcentaje muy pequeño de gente que aporte contenido, otro algo más grande, pero pequeño igualmente, de gente que participe en torno a esos conocimientos vertidos; y una inmensa mayoría que si acaso lee, pero no se implica. Últimamente me ha llamado mucho la atención en este sentido que en IBM no bloguea más que un 3% de sus casi 400.000 trabajadores.

Es interesante fijarnos en que, a pesar de los pesares, el social media se encuentra en un proceso imparable. Eso significa que la realidad se irá abriendo poco a poco a su utilización. Eso significa, de igual modo, que se vaya recreando un entorno de colaboración visto desde la perspectiva de los recursos humanos. En el blog de Wikinomics señalan que en los entornos colaborativos, propios de internet, el trabajo y la diversión se funden mejor. Lo cual admite el pensamiento, optimista no lo niego, de que progresivamente se irán generando ambientes de trabajo menos hostiles y sí, por contra, más amables. Resulta importante subrayar una vez más que la web social tiene una parte humana muy destacada. El simple hecho de que su clave principal sea el diálogo y la participación supone que las personas pongan mucho de sí mismas en el proceso.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: