¿Ha llegado el momento Orbyt?

Cuando uno entra en Orbyt, y lo hace durante algunos días al menos, no puede ver más que un producto trabajado. Sin embargo, resulta difícil evadirse del interrogante que se le plantea al profesional de la comunicación sobre si éste es el formato adecuado para hacer verdad eso de que ‘un internet rentable es posible’. Esta es la madre del cordero. Y no creo que, realmente, sea tanto una cuestión de producto (puesto que a estas alturas se pueden hacer muchas y muy buenas cosas) como si hemos encontrado la coyuntura adecuada para que prenda la llama y empiece a dársele a la ‘máquina registradora’ de los ingresos.

Pero claro, todo con matices, pues si Orbyt como cualquier otro producto similar, y destaco en este sentido Indigo, no ofrece una serie de características y funcionalidades, apaga y vámonos. En ese sentido, Orbyt es bastante intachable, aunque se podría ir al detalle y señalar ( lo haré más adelante) algún inconveniente más bien de orden técnico, bajo mi punto de vista. No quisiera pasar por encima el tema del nombre, si bien no lo tengo claro del todo. Creo que recuerda demasiado a la marca de chicles y no sé si eso conviene o no. Seguramente habrá razones para haberlo recomendado como para lo contrario… No sé, me faltan datos.

Creo que con el concepto de Orbyt se ha querido satisfacer a todos los lectores posibles: tanto a los que tienen bastante acentuada la idea del papel ( su sustituto es el PDF con un efecto de paso de página similar al papel) como para aquellos que gustan de la instantaneidad del Twitter de la redacción o la complementariedad de los vídeos. Si a eso le sumamos la opción de la interactividad vía comentarios o la posibilidad de plantear un editorial, pues más completo áun; como si añadimos servicios como la búsqueda en el archivo histórico de El Mundo o los descuentos del Duty Free. Todo bastante redondeado al satisfacer algo así como: ‘dime qué podría desear cualquier lector que nosotros se lo damos’, añadiendo de camino algunos parámetros de la web social que, al fin de cuentas, es el derrotero actual de la red. En este vídeo se puede uno hacer una idea de Orbyt si es que aún no has entrado.

 

Luego está el día a día. El producto responde perfectamente a un patrón actual, pero queda ejecutarlo a un mayor plazo de tiempo. Como formato, al tener tanto, será exigente en el trabajo cotidiano, y claro, eso representa un problema. También un reto, pues si se va a lo fácil, ni estamos contentos como profesionales y probablemente el mercado te puede amortizar antes de tiempo. Dicen, y viene bien al caso, que el diablo está en la letra pequeña. Los pequeños detalles son muy importantes, que podría ser la manera de decir lo mismo en positivo. Pues bien, vayamos de un pequeño detalle a algo más gordo, en una concatenación de supuestos partiendo de, para mi, una evidencia.

La cuestión es que los vídeos no suenan bien del todo. El sistema de grabación del off suena demasiado seco, con lo que se incrementa una cierta falta de sintonía con las imágenes. Ese defecto (para mi) acentúa algo de lo que no tengo certeza: los lectores de los textos de los vídeos parece que son los redactores de la noticia, pues transmiten conocimiento de causa, aunque no con el nivel de narración que sería de desear. Esto nos coloca, por continuar con la cadena de supuestos, ante la multifuncionalidad de las redacciones que es uno de los grandes retos productivos de las empresas informativas de la actualidad.

Como decía más arriba, Orbyt es un buen producto. Para mi la clave ( como le ocurre a todo bicho viviente en este punto de transición) es si realmente ha llegado su día. Yo soy partidario de esto que se dice que quien da primero da dos veces, pero el don de la oportunidad es clave en el mercado también, esto es, aquello de llegar en el momento justo, ni antes ni después. Como resultante pienso que las empresas editoras de periódicos se tienen que ir adaptando al mundo digital y hacer de esto un negocio rentable. Así pues, ¿estamos ante el momento Orbyt? Obviamente el tiempo dirá y dará o quitará razones a los planes de negocio concebidos.

A mi Orbyt me parece más propio de los dispositivos portátiles tipo I-Pad o e-readers que de los ordenadores de casa o el trabajo. Esto es así porque, bajo mi punto de vista, Orbyt es, con muchas más opciones, un sustituto del periódico de papel y del hecho de conseguir una lectura recreada independiente ( tomando un café, en la calle o en el sofá de la casa). Porque Orbyt no es apta para una lectura inquieta típica de Internet ( no más de tres minutos en un sitio). Por esa razón, creo yo, este producto vivirá una etapa transitoria en los puntos de lectura digital habituales ahora ( básicamente los ordenadores) hasta tanto se extiendan los puntos de lectura móviles ya citados como el I Pad, distintos e-readers o similares y nunca los smartphones por razones de espacio.

5 Comments
  • Laura
    marzo 25, 2010

    Como antigua suscriptora de la edición en pdf de El mundo, yo tengo algo que decir sobre este tema. Me parece que Orbyt, si bien puede ser innovador y dar algunas pinceladas sobre el futuro de los medios de comunicación online, resulta muy poco práctico y difícil de leer. Tanto que nosotros hemos decidido volver al papel. ¿Tan difícil era mantener la edición en pdf para descargar como hasta ahora? Yo creo que incluir innovaciones no tiene porqué significar deshacerse de cosas que funcionaban bien 🙁

  • Benito Castro
    marzo 25, 2010

    Entiendo Laura que la opción PDF se puede descargar igualmente en Orbyt.

  • Laura
    marzo 25, 2010

    pues yo no fui capaz de encontrarlo los días que estuvo en abierto, llamé para preguntarlo al servicio de suscriptores y me dijeron que efectivamente solo se podría descargar página a página, lo cual para mí es coñazo….

  • Benito Castro
    marzo 25, 2010

    Sí, acabo de comprobarlo, se descarga página a página…

  • pegaso
    diciembre 10, 2011

    Menudo futuro quereis formar con esto. Donde se ponga leer la prensa en papel que se quite el internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: