Los frikis ayudan a crear la empresa 2.0. Reto del decenio

Tipos-de-frikis

En la profundidad del pasillo enmoquetado del piso 25 del rascacielos de la Castellana, se intuye el bamboleo de una melena de un joven que contrasta con el impoluto corte al cepillo de su ejecutivo acompañante. Forman una casual pareja de circunstancias profesional, que progresivamente se hace más común en el mundo empresarial, hasta el punto que será el reto del decenio que estamos comenzando. Los denominados frikis, bien de aspecto, de espíritu o de ambos, aportan el conocimiento, la espontaneidad y la renovación de ideas necesarias para acometer en los próximos diez años el reto de la empresa 2.0

De forma progresiva, se viene constatando cómo mucha gente más o menos joven, involucrada en gran medida, eso sí, con las nuevas herramientas de la web social, están dando las claves del nuevo escenario de competitividad. Quizás la puerta de entrada más evidente lo constituya el mundo del Marketing, ya que las compañías comprueban claramente cómo influye el fenómeno 2.0 en la imagen de marca de las empresas ( y por tanto en el negocio).

La parte más hard de este proceso es el de la gestión del conocimiento compartido, cuya difusión es igualmente imputable al fenómeno friki alternativo, por definirlo de alguna manera. Eso de compartir, de la participación, de la caída de los organigramas piramidales…, suena a rarezas un tanto frívolas para la ortodoxia tradicional, pero que contrasta con hechos fundamentales como que empresas como IBM o universidades como Harvard las abracen sin ambages. Resultará interesante en este punto recordar uno de los últimos informes de la consultora McKinsey, titulado: How companies are benefiting from Web 2.0.

Aunque sea por aquello de que las fechas nos motivan en general a los seres humanos, el arranque de un decenio podría bien utilizarse como punto de partida de un período en el que efectivamente veremos una evolución lógica hacia el entorno competitivo 2.0, en el que ser friki con conocimiento de causa será un punto de referencia importante.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: