La empresa tiene miedo al social media porque lo percibe inabarcable

Miedo_bis

Días atrás expresaba mi satisfacción porque la empresa en nuestro ámbito más cercano, daba muestras de involucración inequívoca con el fenómeno del social media, y eso es así. La razón es tan evidente como cuando en 1999 Google era un gran desconocido, y ahora no hay 'bicho viviente' que no lo utilice para buscar de todo, amén de las aplicaciones de negocio que esta compañia de los ya míticos Larry Page y Sergey Brin tienen especialmente para pymes. Por poner un ejemplo.

La cuestión es que progresivamente hay más gente usando internet. Por una parte. Y por otra, los años de evolución que llevamos con esta herramienta nos demuestran que, tarde más o menos, las empresas acceden posteriormente a aquellas prácticas que previamente han utilizado las personas a título individual. Y pensemos en este caso en Twitter. Estas dos razones bastan para aceptar que las empresas y las organizaciones de todo género se involucran poco a poco en el uso de las nuevas herramientas de la web 2.0, ya que- si no- se quedarían muy desfasadas ante sus clientes que irían varios cuerpos por delante.

El factor clave es el tiempo, por lo tanto. Aquellas empresas que empiecen antes a adaptarse a lo que le van indicando los clientes o la sociedad en general, se perderán menos cuando, llegado un momento, será totalmente insostenible dar respuestas viejas a los nuevos retos que se plantean. Pero en el día de hoy, aquí y ahora, la mayoría de las empresas  postergan en lo que pueden ese ejercicio de inmersión en la web participativa y, todo lo más, meten si acaso un poco el dedo como cuando se quiere comprobar la temperatura de la leche que estamos calentando en la cocina. Lo que significa que quizás abren un blog y luego se aburren o se pasean si acaso por Twitter para decir 'esto es una jaula de grillos'.

Esta percepción de las empresas ante un universo realmente inabarcable, es el hecho esencial que demuestra el miedo a introducirse en lo desconocido. En ese punto les resulta mejor descalificar, pasar o postergar. La respuesta mental más inmediata, que no es ilógica ni mucho menos, es plantearse cómo se puede abarcar todo esto, que es lo mismo que decir ¿cómo puedo controlarlo? Y es aquí donde falla el concepto o el lenguaje, pues la idea de controlar lo que es verdaderamente inabarcable no es procedente, si bien sí resulta útil proceder a una adaptación realista que necesariamente incluye observar las nuevas reglas del juego.

Mientras tanto, las horas y los días pasan, y los hechos están ahí para demostrarnos que las cosas están modificándose en este proceso de cambio de una sociedad postindustrial a otra de la información digital. Así, por ejemplo, los periódicos tradicionales norteamericanos echan cada vez más gente a la calle. ¿Resultado?: actualmente éstas empresas tienen menos empleados que en 1955. ¿Alguien duda de que los hábitos de consumo de las personas se alejan cada vez más de los periódicos de papel de siempre, y que eso provoca crisis en los negocios y desgraciadamente despidos…?

6 Comments
  • Diego
    enero 8, 2010

    Totalmente de acuerdo contigo y para muestra un botón:La otra noche acudí a cenar a un restaurante japonés de Barcelona cuyo dueño es español. Al comentarle sobre las redes sociales y las opiniones de los clientes sobre su restaurante en internet me respondió lo siguiente: “Soy muy nuevo en esto y en Internet es muy difícil controlar la información” ….Hablo de una persona joven no más de 45 años y que todavía tienen en su cerebro el planteamiento de controlar todo lo que se dice de su empresa en internet …Hasta que los empresarios no cambien su modo de pensar del Siglo XX por uno del Siglo XXI no seremos más que los tuertos en el país de los ciegos…

  • Benito Castro
    enero 8, 2010

    Gracias por tu comentario Diego. Efectivamente, como constataste en el restaurante que citas, las empresas no vislumbran las grandes ventajas que pueden atraerles la web participativa o web social, afectados por el temor a que no controlen, no sepan…El punto es el del tránsito de un modelo a otro, en el que progresivamente la gente irá perdiendo ese miedo del que hablamos. Y es especialmente llamativo tu caso, puesto que en el sector de la restauración, hoteles… internet cada vez es más relevante.Por último Diego, he visto tu web a través de tu enlace y me he quedado alucinao. ¡Está escrita en japonés! Creo yo. Particularmente me atraen bastante las cosas de la cultura nipona y disfruto un montón en los restaurantes nipones. I love suhsi :->

  • Diego
    enero 8, 2010

    Gracias Benito !Si vives en Barcelona o vienes por aquí escribeme un correo electrónico y vamos a comer a un japonés, nos ponemos cara y charlamos sobre todos estos apasionantes temas de la 2.0 🙂

  • Benito Castro
    enero 8, 2010

    No Diego, vivo en Sevilla. Voy a Barna alguna vez. Me gusta esta ciudad y tengo algún amigo allá. Mi twitter es @benitocastro.

  • Verónica Muriel
    enero 8, 2010

    Estimado Benito: buenas tardes.Mi nombre es Verónica Muriel y soy una joven Relacionista Pública de Argentina.Quería decirle que sigo con mucho interés sus posts. En este caso en particular, lo he citado.Dejo a su disposición el link correspondiente:http://comunicarvalor.blogspot.com/2010/01/continua-el-dilema-shakesperiano.htmlUn verdadero gusto, cariños

  • Benito Castro
    enero 10, 2010

    ¡¡Gracias Verónica!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: