¿Por qué hay miedo a comunicar en las empresas? Participa o desaparece

Por 2 Sin etiquetas Permalink 0

Miedo
Burros1

¿Miedo a comunicar cuando la comunicación se está instalando con más fuerza en nuestras vidas gracias a la cada vez mayor presencia de herramientas que facilitan esa capacidad netamente humana? Esa es una pregunta que me sorprende que todavía nos la podamos plantear, pero así es. Es habitual que en nuestra sociedad en general se prefiera no decir nada o callar antes que hablar; y eso es muy patente cuando nos referimos a organizaciones. Se entiende que es mejor para el funcionamiento de las empresas silenciar o, como mucho racionar las informaciones antes que lo contrario, antes que  poner en circulación toda la información. Pero (ojo) no se trata tampoco de que se establezca el juego del todo o nada. Eso sí, resulta patente que todavía en nuestros días, nada o muy poca de la información existente en las organizaciones se pone en circulación. Por una razón bien sencilla: porque la filosofía empresarial fruto de cientos de años de historia así lo dicta.

Se considera que para gestionar el éxito lo mejor es comunicar poco o nada, puesto que dar todos los datos es poco menos que abortar cualquier posibilidad de lograr ese éxito. La razón por la que se pone en jaque este razonamiento ahora es la aparición de muchos medios en internet que fundamentalmente promueven la comunicación y la participación.

Históricamente se ha constatado que ir en contra de los avances tecnológicos es condenarse a quedarse fuera. No aceptar las nuevas tecnologías significa desechar toda la carga novedosa que integra, lo que en este caso supondría también rechazar la idea de la participación. El ejercicio de silenciar las cosas era más fácil cuando había pocas herramientas que comunicaban y cuando, por lo tanto, eran pocas las personas que podían saber más. Pero en nuestros días ese propósito de silenciar es más complicado cuando los instrumentos tecnológicos inventados promueven y promueven un caudal informativo abundantísimo.

Por lo tanto, la mayor presencia de las herramientas de la internet participativa implica la erradicación de la cultura del silencio, propia de las organizaciones durante siglos ( que tu mano izquierda no se entere de lo que hace tu mano derecha, o viceversa). Por eso, utilizar los blogs, las redes, el microblogging etc, implica no sólo un uso puramente mecánico ( si vale la expresión) si no que supone también la asimilicación de la cultura de la participación.

Además, y por último, y éste es el gran reto de estos tiempos, lo gordo es cómo las empresas, tarden más o menos, se van a ir adaptando al nuevo entorno en el que el éxito tiene que venir dado por la utilización de las nuevas herramientas de participación. Por eso, la rentabilidad se buscará no a través de evitar que circule la información y los datos sino de lo contrario.

2 Comments
  • María Villavicencio
    diciembre 2, 2009

    Benito, qué post tan acertado! En efecto, existe un miedo generalizado a la transparencia y a la rendición de cuentas. También está el temor de recibir críticas negativas y ver cómo podría desencadenarse una posible afectación de la imagen.Hoy, tenemos muchas herramientas a la mano para hacer que nuestra imagen y reputación se fortalezcan y conseguir un buen ROI y ROR. Entonces, ¿a qué el miedo? ¿Será que las empresas confían tan poco en sí mismas, que tienen miedo a ‘meter la pata’? ¿Será que tienen ‘rabo de paja’? ¿O simplemente no saben cómo comunicarse? Puede que parte de la respuesta que necesitamos esté en esta última interrogante. Por lo menos creo que eso pasa en LATAM, donde las empresas aún ven en las herramientas digitales un mundo desconocido. Claro, con excepción de las multinacionales.Gracias por traer este tema.Saludos!

  • Benito Castro
    diciembre 4, 2009

    Hola MaríaMe parece muy interesante lo que dices respecto a la confianza de las empresas. Creo que efectivamente, las empresas no tienen confianza suficiente en sí mismas para encarar el nuevo contexto de la comunicación y las herramientas participativas de internet.Normalmente la falta de confianza viene generada por el desconocimiento. Las empresas, en su gran mayoría, no saben ( y lo que es peor) no quieren saber qué es esto de los blogs, redes sociales… Tampoco quieren aprender por miedo a qué les puede pasar porque alguien dijo que en esto de los blogs la gente te puede poner verde a críticas y entonces, las empresas, prefieren practicar la política del avestruz de esconder la cabeza en la tierra.Esa falta de confianza, promovida por el desconocimiento y azuzada por el miedo, impide que las empresas obtengan las ventajas de los nuevos medios de comunicación que nos provee internet. De esa forma, descartan estar en contacto directo con su mercado, con sus clientes; no ven que, gracias a la web participativa, puede obtener buenas ideas ( conocer el talento exterior a su fábrica); trabajarse la reputación que es la garantía de permanencia en el mercado en el largo plazo; sin citar, por otra parte, las opciones internas de estímulo del talento de puertas adentro, el incremento de la coordinación de la gente de la compañía y todo con unas herramientas sencillas que les permitirían disminuir costes en el capítulo de informática softwares, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: