Mi crisis de fe con los social media

Rezar-cristiano-t14071

Tengo que reconocer que de vez en cuando me entran crisis de fe con esta cosa de los social media. Sí, tengo que declararlo públicamente. En esos momentos me pregunto si tiene sentido toda esta vena evangelizadora que me lleva en volandas desde hace ya unos cinco años. La duda permanece en mis adentros sólo un tiempo razonable y casi nunca me deja secuelas hasta el punto de apearme de este maravilloso tren. ¿Cómo, he dicho 'maravillos tren'? Sí. Ya ves, la pasión vuelve a cegarme.

Es verdad, aunque mis interrogantes sobre la razón de ser de los social media y toda la filosofía sugerente del 2.0 se despejan con prontitud, no puedo dejar de reconocer que algo de callo también dejan, aunque sólo sea por la reiteración recurrente ( varias veces al año) de estas crisis de fe mías. Pero no padezcan mis feligreses ( huy, ¡perdón por el atrevimiento!) porque si me lo pienso dos veces, el desgarro se cura gracias a ese bálsamo de grandeza que surge a través de las inevitables proyecciones de futuro que nos auguran un mundo mejor ( vease la influencia navideña de este post) dado el incremento expansivo y creciente en el uso de las herramientas de la web participativa.

No quiero aparecer frívolo, sin embargo, jugando a tirar la piedra y esconder la mano. Por eso, me gustaria enumerar aquí algunas de las sombras que planean sobre mi mente en mis instantes de descreimiento:

  • Los comentarios no llegan, a pesar de que le hecho horas y horas e intento sorprender a mis lectores casuales o habituales con enfoques, 'exclusivas' u, al menos, originalidad.
  • La gente que no vive en esta fe del social media pone cara de 'está loco' cuando intenta uno explicarle para qué escribir twitts toda la mañana.
  • Los jefes te hacen una pedorreta virtual ( sólo hay que mirarles el entrecejo) cuando le propones un elocuente sistema que mejorará sin duda nuestra capacidad de producción, la innovación, el conocimiento compartido y la productividad de nuestras organizaciones, gracias a blogs, microblogging, etc, etc.
  • Me pongo en frente del televisor y me zampo un reportaje sobre la violencia en Ciudad Juárez, y me pregunto: ¿qué podrían hacer aquí los social media?
  • Una de las ONG a las que estoy suscrito me golpea con una dura estadística del estilo de: cada minuto mueren 'nosecuantos' niños por hambre en el mundo; momento en el que me demando algo así como: ¿qué sentido tiene que yo me devanee los sesos con mis lectores de feeds, el poder del twitt de menos de 140 caracteres que te dejen un hueco para el RT, cuando hay muchísima gente que muere de hambre por no citar otros incómodos temas?

Por supuesto, me sé autoconvencer ( ya lo decía más o menos arriba) y mi raciocinio me llega para comprender que lo de los social media no es más que una relación de instrumentos de internet que nos introduce en un estado de cosas que evoluciona hacia un contexto social y económico diferente. Pero ya digo, uno es débil ( y la carne no tiene nada que ver en esto) por lo que a veces no tiene más remedio que sucumbir, aunque sea para levantarse, algo que me recuerda algunas de estas frases de ambiente bucólico que circulan a veces por los correos electrónicos sumadas a fotos también bucólicas.

Acabo: no estoy triste, espero que mi punto de ironía se haya notado. Tampoco me siento desilusionado con internet, más bien todo lo contrario pues en buena medida he hecho de él un proyecto vital y profesional. De igual modo, no pretendo resignarme ante aquellos problemas de verdad que uno nunca quisiera ni para el saborío del vecino de abajo, aunque nunca me mueven lo suficiente (lo siento y me golpea) como para involucrarme más en su solución… Y ya digo, a veces tengo crisis de fe con los social media, que espero no me abandonen por cierto, señal de que nunca me convenceré lo suficiente de la supuesta infalibilidad de algo o de alguien. Felices fiestas si has llegado hasta aquí, y si no también.

11 Comments
  • Javier Bejarano Palma
    Diciembre 22, 2009

    Hola Benito!Estoy de acuerdo: los social media no son la solución mágica, no resuelven la inmensa mayoría de los problemas cotidianos y estoy seguro de que no hemos llegado a explotar al máximo sus posibilidades. Pero hemos podido presenciar algunas mejoras significativas (en la forma de pensar, en la forma de actuar) que hace tan sólo un par de años serían completamente inimaginables.Sin olvidar en ningún momento que no son más que herramientas, no me cabe duda de que son pieza fundamental en este cambio cultural al que tanto estás contribuyendo (de eso doy yo fe). Pero como todo en esta vida, pasito a pasito… :)Felices fiestas!

  • banshee beat
    Diciembre 22, 2009

    Me siento exactamente igual. De vez en cuando me entra tal crisis que me gustaría poder vivir al margen del 2.0.

  • mandomando
    Diciembre 22, 2009

    Benito,Me gustó mucho cuando te leí escribiendo “..intento sorprender a mis lectores casuales o habituales con enfoques, ‘exclusivas’ … los comentarios no llegan”. Por seguro que habla bien de tí, del esfuerzo mas allá de la recompensa que significa saber que te lean, quien te lea y que les has dejado.Pero creo que es tambien un tema cultural, mas que de las redes sociales: participar en el blog del otro cuesta tiempo y trabajo.Por mi parte me alegro de haber llegado aqui a leerte.Saludos y felices fiestas.Armando

  • Victor
    Diciembre 22, 2009

    Hola Benito,Solo queria felicitarte por el post y solidarizarme como otro dannificado mas por las crisis de fe que provoca el trabajar esperando resultados a largo plazo. En mi caso, llevo dos meses con el blog (http:buscateuntrabajohonrado20.blogspot.com) pero lo cierto es que cada dia que pasa aumenta la participacion, aunque soy consciente de que la situacion puede volver a cambiar.Ademas, coincido con Javier Bejarano: el social media es solo una herramienta y no un fin en si mismo.Saludos

  • Benito Castro
    Diciembre 22, 2009

    Agradezco los comentarios que han llegado. Veo que esto de la crisis de fe es más común. Saber que se da es importante para cada uno, pues es una manera de conocernos más y mejor. Ahora bien ( Y QUE NO QUEPA DUDA) hay que seguir para adelante. Estamos desarrollando una cambio muy importante. Hay que seguir. Un fuerte abrazo.

  • Ramon Suarez: Internet Entrepreneurship and Marketing
    Diciembre 22, 2009

    Estas crisis recurrentes las vivimos muchos. Supongo que los únicos que no las tienen son los blogueros estrella que se ven inundados de comentarios y de menciones.Para la mayoría, la motivación y la recompensa ligadas a los medios sociales están ligadas a la conversación, que llega raramente y con un nivel de calidad muy variable. Creo que Twitter está demostrando que existen ganas de compartir, pero el blog no es el lugar en el que más comentarios se van a dar. Quizá ahí esté el secreto del éxito de Tumblr, que hace de los comentarios posts en tu propio blog y no en el ajeno en que comentas. Es una economía bastante parca en comentarios esta del blog.

  • Ramon Suarez: Internet Entrepreneurship and Marketing
    Diciembre 22, 2009
  • Benito Castro
    Diciembre 22, 2009

    Estimado RamónLo de los comentarios es sólo un pequeño asunto. Me pesa más en ocasiones la difícil penetración de los social media en la sociedad real, que es con la que particularmente yo me choco a diario. Y no nos olvidemos, al fin y al cabo, es el terreno al que hay que acceder; como la colina que el batallón debe conquistar. De todas maneras, también con este post, he querido ser un poco provocador. Tengo esta crisis que digo, pero por encima de todo, a mi todo esto del dospuntocerismo me pone que no veas. Abrazo y felicidades company.

  • Ramon Suarez: Internet Entrepreneurship and Marketing
    Diciembre 23, 2009

    A mi los comentarios es lo que me da más vidilla. Ver las estadísticas te puede ayudar, pero no motiva tanto como ver que tus posts generan conversación, que enganchan, y poder liarte en conversaciones asíncronas como esta. Mejor tenerla en vivo y en directo, pero con unos miles de kilómetros de distancia entre nosotros se hace difícil el mantener una cierta cotidianidad. A nivel social, para mí está claro que los medios sociales tienen un gran impacto, sobre todo la suma de ellos. Lo que pasa es que la influencia está más atomizada que en los medios tradicionales por la cantidad de actores que hay. También me pone el 2.0, y mucho 😉 Un abrazo y a disfrutar de las fiestas con la familia y los amigos. Yo me he quedado en Bruselas por la nieve y con un poco de suerte podré llegar mañana a Madrid para la cena.

  • Constantino
    Diciembre 28, 2009

    Saludos amigo Benito, agradecerte por seguirme por posterous, sobre el tema creo los amigos que me anteceden ya lo han dicho sobre “Mi crisis de fe con los social media” , pero veo que gracias ha este tema has generado trafico y varios comentarios muy buenos que a uno hacen reflexionar mucho sobre la crisis de fe que tenemos con los social media.Saludos

  • Benito Castro
    Diciembre 28, 2009

    Gracias Constantino por tus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: