Hay quien organiza cursos para ‘retomar el control del cliente’. Juajua

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0

En mi navegación diaria por la web, el websurfing que como tantas otras cosas logra definir tan plásticamente el inglés, me sorprede un post de Jeremiah Owyang en el que nos previene (no es para menos) sobre un curso en el que alguien pretende darte las claves para 'volver a controlar al cliente'.

La cosa es tan de 'misión imposible', pero imposible de verdad, como aquello que se suele decir de 'ponerle puertas al campo'. El punto de las relaciones entre marca y cliente no es qué hace la marca para ganarse al cliente, sino qué hace el cliente para aprobar la marca. El centro de decisión ha variado; y al cliente se le endurece el corazón gracias al poder que le otorgan los social media. O no, se le pone generoso, pero el que manda es él, como por otra parte los buenos vendedores siempre han dicho: 'el cliente siempre tiene la razón'. Y ahora más razón aún. (vía Dans)

La constación del cambio queda muy patente en situaciones supuestamente peligrosas como la pandemia venida a menos de la Gripe A. En e-Ras, revista online del sector sanitario, lo afirma Manuel Oñorbe, de su equipo editorial:

No son cambios pequeños, que nadie se equivoque, es un cambio en el modelo y no son cambios de adolescentes que charlotean en facebook  son cambios del fluir de noticias y conocimiento que van a cambiar, que ya han cambiado la manera de abordar las crisis de salud pública en las que a partir de ahora tenemos que añadir un actor mas a los 3 actores tradicionales en ellas (los políticos, los técnicos y los medios de comunicación), los ciudadanos, que tienen nuevos instrumentos de participación e intervención y que los utilizan de forma efectiva. 

Viendo todo esto, ¿de verdad hay quien puede pensar que al cliente se le gana con esta campaña publicitaria, o con esta promoción? La buena marcha de los productos vienen dadas por el refrendo de los clientes. Siempre ha sido así. Eso es un proceso que lleva tiempo: las marcas no se hacen en un día. Ahora, para completar el dibujo y como venimos hablando, el papel del consumidor es mucho más influyente. Así es y poco más, quien quiera seguir perdido queriendo controlar no se qué, que siga perdido en su ínfula.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: