En el siglo XXI se acabó el sistema del palo y la zanahoria

Fantástico vídeo (con substítulos en español), de un fenomenal speaker, Daniel Pink, que he descubierto en el blog de José Miguel Bolívar. Señoras y señores, se acabó el sistema del palo y la zanahoria para, supuestamente, llevar a las personas en las organizaciones.

4 Comments
  • Fabrice Villa
    Diciembre 28, 2009
  • Ramon Suarez: Internet Entrepreneurship and Marketing
    Diciembre 28, 2009

    No creo que sea tan fácil establecer la relación entre compromiso (engagement), creatividad y eliminación de incentivos. Solo hay que mirar a la función pública para echar al traste la tésis y los ejemplos de Daniel Pink 😉

  • Benito Castro
    Diciembre 29, 2009

    Estoy de acuerdo Ramón en que, no en todas las profesiones o actividades, se puede plantear la creatividad como alternativa única frente a los incentivos, y más si son económicos. Ahora bien, sí que estoy de acuerdo en la idea de que se abre paso la tendencia a promover la creatividad en las organizaciones como motor para generar innovación y mejoras. El caldo de cultivo de ambientes creativos es más productivo que el de ambientes incentivados para la realización de tareas específicas. La libertad genera creatividad ( piensa en un régimen autoritario y sus artistas) y la creatividad innovación. Los sistemas reglados, aunque tengan incentivos económicos, no digo yo que no funcionen ( ahí están los comerciales que van a comisión por vender más bolsas de pipas, por ejemplo) pero sí que tienen márgenes de mejora muy pequeños: el vendedor de pipas a comisión, por mucha comisión que reciba, no tiene muchos márgenes para favorecer la creatividad a la hora de vender…

  • Ramon Suarez: Internet Entrepreneurship and Marketing
    Diciembre 29, 2009

    Me gustaría poder hablar con más conocimiento de causa de las zanahorias, pero en general mi vida profesional española se ha caracterizado por los palos. Ojalá se de un cambio cultural hacia una mejor valoración de los trabajadores y de lo que aportan a la empresa más allá de verlos como una carga necesaria. Mi decisión de pasar a ser autónomo (y encima en el extranjero) viene ligada a esta cultura del palo al empleado: no quiero trabajar más PARA nadie. Yo trabajo CON. Para mí, la primera recompensa está ligada al interés de la tarea y a la oportunidad de aprender y de desarrollarme que va ligada a ella.Creo que además de al tipo de tarea hay que adaptar la forma de recompensa y motivación a la personalidad de cada miembro del equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: