El mundo hiperconectado reduce al máximo las islas de silencio. El caso Apple

En este mundo hiperconectado, cada vez serán menores las islas de silencio absoluto. Aunque sean mensajes aislados, será más y más complicado que las empresas, las instituciones, determinados líderes de opinión a cualquier nivel…, queden exentos de tener referencias en la red. Para bien o para mal. Y para eso está Google, que curiosamente es revisada por su papel de ‘gran memoria inmediata de la Humanidad’, según recoge en su último número la prestigiosa revista norteamericana ‘The Atlantic’, del ámbito más progresista del arco político-mediático de EEUU.

 

Pero mientras sí, mientras no, y aún cuando los que estamos muy involucrados en la red vemos la vida desde otra perspectiva, existen casos aplastantes de empresas cerradas a cal y canto, aunque sean del sector tecnológico. Y me refiero a Apple que, como dicen en el blog ‘A view from Silicom Valley’, lleva hasta el extremo su afán por no dar información.

Quizás el aspecto más sintomático del celo por no airear los asuntos internos esté siendo el estado de salud del líder de Apple, Steve jobs, que llegó a tener consecuencias en los mercados de valores, lanzamiento de nuevos productos… La resolución del enorme torrente de rumores se solventa con una aparición de Jobs, como se puede ver en la foto, en la que se puede leer: The reports of my death are greatly exaggerated.

Steve_jobs

La política de Comunicación de Apple, desde la distancia, se puede entender con este esquema:

ESCENARIO_APPLE.ppt
Download this file

 

Resulta más que patente, desde el punto de vista de la rentabilidad, que aunque vaya en contra de la filosofía de la participación y la transparencia, la estrategia de Apple funciona. ¿Por cuánto tiempo?, pues probablemente hasta que el ciclo reseñado anteriormente se rompa en más de una ocasión por mal funcionamiento de un producto o disminución de las innovaciones que aporte.

 

La actitud de Apple, como es conocido, no le evita estar presente continuamente en medio de un clima de rumorología más bien alto en casi todo momento. ¿Le conviene a la empresa? Pues no sé, lo que sí parece es estar inmune a ese proceso, lo que para otras compañías podría resultar mortal de necesidad.

 

En el mundo hiperconectado, como apunta Raúl Hernández, el feedback se hace cada vez más importante, pues cada vez son más los medios, las personas y las oportunidades para dar opiniones sobre empresas, instituciones, organizaciones de todo tipo, líderes y marcas, a pesar de que el caso Apple sea curiosamente paradigmático en sentido contrario. Pero claro, no todas las marcas tienen cogidas tan bien el ritmo de innovación y lanzamiento al mercado de sus productos.

 

A pesar de todo, se impone algo que parece cada vez más obvio, las realidades de las empresas están cada vez más abiertas debido a las herramientas de comunicación 2.0. Por ese motivo, no parece razonable que los casos como el Apple se puedan extender.

 

 

 

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: