Descubre las cuatro líneas de negocio básicas del conocimiento compartido

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0

Descubro y leo en el blog Tourism Revolution Workers, de MindProject ( todo en español) una idea que me gusta: en los tiempos que corren ( ya lo sabíamos) las ideas no tienen propietarios, pero todos nos beneficiamos de ellas. Entonces, ¿dónde está el negocio? Pues en saber elegir qué ideas son las mejores y apostar por ellas para hacerlas crecer.

La subsiguiente gran interrogante no puede ser otra que, muy bien, las ideas crecen, ¿pero como las rentabilizamos desde el punto de vista puramente económico? Evidentemente aquí es donde el tema se complica y cada cual hace lo que puede, dependiendo del sector. Personalmente veo que existen cuatro líneas de negocio basadas en ideas no exclusivas, sino compartidas:

  • unos consiguen dinero de la publicidad, según el tráfico que sea capaz de demostrar (tema complicado últimamente dada la crisis económica).
  • otros logran asesorar a empresas para que conviertan en realidad ideas de otros aplicadas a una realidad concreta. Me refiero en este caso a nuevas formas de organización 2.0.
  • otros dan charlas pagadas sobre ideas que están en muchos cerebros, pero que necesitan una clarificación y una transmisión adecuadas para superar confusiones y contradicciones.
  • hay quien trabaja en el área del software libre, y es capaz  de efectuar programaciones ad hoc para quienes quieren un traje hecho a medida…

Creo que estos son las cuatro líneas de negocios más obvias que se pueden acometer con el conocimiento colectivo que estamos generando entre todos gracias a los medios participativos. A pesar de todo, todavía hay un espacio para las ideas exclusivas, las no compartidas, aquellas que los anglosajones suelen denominar the next big thing. Es de ese género de ideas como las que hicieron realidad Twitter.

Pero dado que este tipo de ideas fundamentales surgen de vez en vez, lo más normal es adecuarse a aquellas más normales, que entrarían dentro de las cuatro líneas de negocio anteriormente citadas, partiendo de una base bastante elemental: en nuestros días todo lo relativo a los medios participativos supone una gran incógnita que se va despejando sobre la marcha. Para ello, como bien resume Adolfo Corujo, respecto a la sesión del EBE referida a la Comunicación y el Marketing 2.0, hacen falta reuniones como las del mismo EBE en la que surgen ideas tan interesantes como el ROR (retorno sobre las relaciones). ¡Todo un descubrimiento!

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: