Hay que mirar la web 2.0 con espíritu abierto, con racionalidad objetiva y sin miedo. Asumiendo que el conocimiento no tiene límites

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Hombre_cristal1

Animado por un caso que me ocupa últimamente, me encuentro ante la reflexión de hasta dónde es necesario establecer las barreras a la hora de lograr la implicación del conocimiento de las personas: ¿sólo en el fuero interno, más bien en el externo o por qué no en ambos? Ya sé que la norma establecida entre los sectores más impulsivos es que no hay que poner barreras al conocimiento. Y yo estoy de acuerdo.

Pero hay que tener en cuenta que las cosas de palacio van despacio. Bastante es que veamos, por ejemplo, que empresas grandes de sectores tradicionales van asumiendo la necesaria transición de las intranets a espacios colaborativos de trabajo, como escribe Javier García León cuyo blog releo por estos dias.

Es comprensible por otra parte el miedo que genera de hecho cualquier iniciativa que implique 'abrir las puertas' de la empresa, así sin más para que cualquiera pueda entrar ( que dicen muchos directivos). Efectivamente, planteamientos de este tipo son lícitos y normales, pero ( ojo) no por toda la vida. El problema es que, como indica Javier Godoy en su nuevo Posterous (¡bienvenido al club!), "en muchas empresas (…) la estrategia online es un apéndice, un complemento o en el peor de los casos un relleno".

El problema para mucha gente de empresa cuando se pone a hablar de la web 2.0 es que siempre se pone en lo peor ( me van a copiar, me van a introducir virus, van a ir a la competencia…) y nunca destacan las posibilidades positivas que desde hace ya unos años contara Wikinomics. Creo que hay que aproximarse a los nuevos retos con un espíritu más abierto y una racionalidad más objetiva y menos afectada por el temor.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: