El vídeo del perro y el carnicero o un simple ejemplo animal de que agradar es mejor y más productivo

Viendo este vídeo que aparece en Sicrono, me ha dado por pensar que muchas veces no nos damos cuenta pero que agradar a lo que sea ( la historia nos muestra a un perro) es mejor que seguir un esquema mental que nos dice lo contrario. Agradar puede descerrajar balas de colaboración y empatía, algo muy necesario si, por ejemplo, se quiere crear un ámbito interno favorable a la colaboración en las empresas, como cuenta Tammy Erickson en Wikinomics. ¿Verdad?

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: