Mi post en EBE: “La debilidad de la publicidad”

Debilidad

Los últimos datos de la inversión publicitaria en España, con una caída registrada en el primer semestre de este año de nada menos que el 30%, plantean a las claras la necesidad de un proceso de renovación que, por otra parte, no puede hacerse mucho de rogar.

Yahoo Network acaba de presentar un trabajo de investigación
realizado sobre la base de encuestas en el que se confirma, una vez
más, que la superabundancia de información debilita el mensaje
publicitario hasta el punto que lo hace irrelevante. En este informe,
el 66 % de los encuestados manifiesta que le está afectando esta
sobrecarga de información y, lo que es más representativo, un 88%
valora el tiempo más que antes, de forma que la publicidad que no
resulte relevante, corre el peligro de caer en el olvido. Por último este estudio, al que se refiere El espacio del Dircom ,
afirma que el 83 % de los encuestados indica que si presta atención a
la publicidad espera recibir algo a cambio, aunque solo sea que le
hagan reír o que les aporten alguna novedad.

El reto es muy difícil, del tal manera que, bajo mi punto de vista,
si existe mucha saturación de información, la manera de atraer la
atención de unos receptores cada vez más limitados por la falta de
tiempo, se convierte en un elemento demasiado crítico para
exclusivamente superarlo a través de la creatividad publicitaria. Es
decir, la atención de la gente no se logra con anuncios más creativos.
Principalmente porque el riesgo de los publicitarios a la hora de
confeccionar publicidad es que se pierden por los vericuetos de la
creatividad y al final logran anuncios muy bonitos pero poco eficaces.

Las alternativas a este estado de cosas siguen floreciendo en un
ejercicio obligado dada la aparición de un entorno digital con una
fuerte presencia de internet. Google, según explica Denken Uber, lanza una iniciativa que, de implementarse, va a generar polémicas a diestro y siniestro.
Se trata de ligar anuncios en función del perfil crediticio de las
personas, para lo que el buscador utilizará un ranking financiero
llamado FICO.

Pero la cosa no queda aquí, Javier Godoy afirma en uno de sus últimos posts: ‘deja de anunciarte, comienza a innovar’,
expresión que nos sitúa en línea con el inevitable ejercicio de
encontrar esas otras formas de regenerar la industria de la creación
publicitaria.

Bajo mi punto de vista, la cuestión que tenemos que dilucidar en
estos momentos es realmente complicada. Lo más sencillo es que cuando
se logre superar la crisis económica, el mercado siga engullendo
toneladas y toneladas de comerciales que redundarán en el mismo
esquema: muchos anuncios, saturación, poca atención del público y, como
conclusión, disminución de la eficacia publicitaria. Este
es un círculo vicioso que, bajo mi punto de vista muchas veces
expresado, se puede romper siempre que gane presencia la reputación
,
un valor de largo recorrido que en la etapa de la web 2.0, debe
construirse con un mayor protagonismo del diálogo
empresa/marca/producto con los consumidores/ciudadanos.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: