El error de las empresas es no aceptar de verdad que los social media representan la voz de la gente.

Cuando uno va echando años para atrás en esto de los blogs y demás herramientas de comunicación participativas, llega el momento, y a mi me ha llegado, de reflexionar sobre si hemos perdido la perspectiva y hemos dejado de entender que los social media representan la voz de la gente y nada más que la voz de la gente.

Como asunto concernido, las empresas en general, o no entran, o siguen con la idea de concebir este apartado de la comunicación como otros ya conocidos, por lo que intentan con interés pero probablemente sin resultados, aplicar las viejas reglas en los nuevos medios. Es decir, las empresas quieren entrar en la web 2.0, a pesar de que lo nieguen, con la idea de controlar los mensaje para conseguir resultados lo más rápido posible. Y si no entran es porque la incertidumbre y el miedo son demasiado grandes como para zambullirse en este terreno desconocido.

La idea, a pesar de los pesares, es bastante sencilla. Las personas están en las redes hablando, opinando…, así como en Twitter o YouAre ( no le perdáis la pista) o en los blogs. Por su parte, las empresas o las instituciones solo deben sumarse al juego como otro intelocutor más. No es lícito, aplicando las viejas normas, querer colocar su marca y buscar, a la voz de ya, los resultados que supuestamente les daría una campaña publicitaria en los medios tradicionales. Esto no es así. Sencillamente.

Días atrás comentaba en mi blog que la clave está en que las empresas acepten el juego de la participación, así sin más, en igualdad de condiciones con la gente, pero con la máxima presencia en el número de plataformas participativas posible y con la mayor intensidad posible. Es decir, no se trata de: abro un blog, pongo mi marca en Facebook y en Twitter y me olvido. No. La idea es: estoy en todos los medios participativos que pueda ( cuantos más mejor) y mi presencia no es estética o de trámite, sino real y verdadera, aceptando el diálogo como norma básica.

Nadie puede pretender usurpar el papel de las personas en la internet de hoy en día, ni hurtar el papel que juega la gente. Las empresas o las instituciones no deben aspirar a manipular con una malsana intención de ‘me pongo piel de cordero’ para dar la apariencia de que dialogo, cuando realmente lo que soy es ‘un lobo’ ansioso de comer lo primero que se le ponga por delante. Olvíndese.

Solamente si la actitud es clara y lícita y como empresa u organización, o como representante de éstas, participo y me relaciono siguiendo las normas de la gente, será entonces cuando podré ver opciones de negocio. Es algo así como si la empresa pidiera permiso para sentarse en una tertulia de personas en una terraza de verano y escuchara lo que dicen para, en un momento dado, expresar también alguna opinión o dar información si alguien se refiere a esta empresa. En ese diálogo puede ocurrir que alguien tenga más interés por la marca y se lo diga a otros, o no tenga el menor reparo de criticarla. Tanto en un caso como otro, la empresa tiene que extraer conclusiones para aplicarlas al negocio y mejorarlo. Lo que no es acomnsejable es que llegue a la tertulia y quiera poner sus normas o, sin previo aviso, vender sus productos, así sin más. Así no es.

2 Comments
  • María Villavicencio
    julio 29, 2009

    Benito, gracias por compartir este mensaje. En Latinoamérica, aún falta mucho por hacer. Las empresas siguen pretendiendo ‘cazar’. Aún no interiorizan bien la inversión que es comunicar estratégicamente y recibir retroalimentación. Pero bueno, hay que cambiar esa realidad.Saludos!

  • Jotace
    julio 29, 2009

    La verdad es que los funcionarios de muchas empresas no entienden aun la dinámica de las redes sociales y sus bondades y como bien se comenta en el artículo, si no es a través de una gestión transparente las empresas no pueden volver para si ningun beneficio, los paradigmas de la información pertinentes unicamente a las elites están cayendo, acá se tiene que aprender las nuevas normas de interacción e intervenir con esos principios, mientras eso no pase, solo unos pocos veremos las migas de pan en el camino y como siempre, el bosque está lleno de pájaros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: