Volver a los orígenes del blog

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http3bpblogspotcomjl9ot6istemswo8sypst5iaaaaaaaabzm84om6luruhes320origenesgif_emurqhfjacejsqw

Cuando para muchas empresas el blog corporativo es como el fruto prohibido, y cuando las encuestas nos aseguran que los blogs corporativos no cuentan con la atención de la gente, la solución es volver a los orígenes.

Los blogs daban, y dan, a las empresas esa ‘voz humana’ que nunca tuvieron, pero claro si la empresa arranca con un blog que repone la misma ‘voz encorsetada’, de nada puede valer ese blog. Aunque pueda parecer obvio para el bloguero converso, resulta normal que asalten dudas como éstas:

  • si se trata de una cuestión de lenguaje, ¿solventaríamos el problema en vez de haciendo un copia y pega de la nota de prensa, contando lo mismo mediante un lenguaje más próximo?
  • aunque usemos ese lenguaje cercano, ¿qué ocurre si se ‘ve a la legua’ que lo que pretendemos es vender nuestro producto?

Realmente la solución es ‘ponerse en la piel del cliente’ y ofrecerle aquello que encaja con su forma de ser y pensar. Pura cuestión de empatía. Pero:

  • ¿qué podemos hacer para hablar como hablan nuestros clientes y vender nuestros productos sin que parezca que es lo que realmente queremos? Seamos honestos

La respuesta es difícil, pero el juego efectivamente se llama honestidad. La técnica es la siguiente: ‘a través de tu blog corporativo no vendes, lo que realmente haces es informar y crear comunidad en torno a tí’. Las empresas son medios de comunicación que- dadas las circunstancias y las herramientas con las que contamos- tienen que informar a su comunidad mediante un diálogo entre iguales y con un lenguaje compartido.

Es una cuestión de utilidad y sentido común:

  • ¿qué le importa a un cliente, que le digas lo de siempre y como siempre ( pensemos por ejemplo en el lenguaje publicitario ) o, por contra, que le hables con un lenguaje cercano para él, con sentido común y con el fin de serle útil?

Pienso que la gente, los clientes en general, se quedan contigo si ‘no vas de listillo’. Te prefieren si le solucionas problemas. De esta manera te eligen ellos, no le convences tú.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: