Crisis: ¿momento de apostar por la Comunicación o de quedarse callados?

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http1bpblogspotcomjl9ot6istemspbesaqjoziaaaaaaaabuy75bvy4rws2gs320silenciojpg_xbygaisvmhriaqa

A vueltas con la crisis, la pregunta es ¿qué hacer, si agacharse para que no te pille el cruce de disparos o aprovechar la ocasión y lanzar nuevas ideas, productos…? En el blog ‘A view from Silicom Valley’ leo el consejo de que la ocasión merece llevar a cabo una especie de ‘lavado de cara’, expulsando hacia afuera todo lo negativo que pueda haber en la compañía. Parecido planteamiento exorcista realizaba Debbie Weil respecto a que esta situación de crisis es la adecuada para que las compañías se lancen al blogging corporativo.

La coincidencia entre ambas opiniones me hace pensar que en los EEUU ( donde además de la fuerte turbulencia financiera se vive la campaña electoral a las presidenciales) la situación exige una especie de regeneración. Cuando eso pasa, casi como en las dinámicas de grupo sicológicas, lo mejor es sacar fuera de uno mismo toda la negatividad para, quedándose más tranquilo, empezar de nuevo con el contador a cero.

Desde la perspectiva de los comunicadores, la pregunta me parece necesaria: ¿qué es lo que hay que hacer: lanzar ideas de productos, mensajes o de lo que sea que se puedan perder entre tanta mala noticia, o bien callar a la espera de que lleguen mejores tiempos? Como siempre, la respuesta podría ser: puedes depende. Depende de si, por ejemplo, tu compañía es una de las afectadas por la crisis que no tendrás más remedio que estar en clave de Comunicación de crisis como mandan los cánones.

Por otra parte, si tu empresa está sana sin afección alguna en estos tiempos críticos, quizás cualquier expresión positiva pueda verse ahogada entre tanta sensación de crisis que, al fin y al cabo se ha instalado en nuestras vidas. Lo que, en cualquier caso, no podemos olvidar es del hecho de que cualquier organización o individuo es per se un proceso comunicativo en contínuo movimiento.

Nada para en este mundo, y por tanto la expresión comunicativa está instalada en nuestras vidas. Es un hecho. A veces, muchas veces, se nos olvida, y quizás en este momento de crisis es cuando merezca la pena hacer examen acerca quién o qué soy y cómo comunico dentro de un determinado marco económico, organizativo o comercial. La expresión de mis esencias, por decirlo de alguna manera, es la síntesis de mi razón de ser.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: