La Comunicación y Relaciones Públicas ha acabado su camino teórico

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http4bpblogspotcomjl9ot6istemsfufnkmyzqiaaaaaaaaa1wdk000elwpks320especiecallejc3b3nsinsalida1gjpg_qobphqlmgjifswp

El recorrido de la Comunicación y Relaciones Públicas, como disciplina vista desde una perspectiva teórica, está acabado desde hace tiempo. Realmente, y desde mi perspectiva, ha tenido un camino pequeño. Al menos esa es la percepción que tengo de lo que se ha hecho en este terreno en España. En los EEUU está claro que sí existe un desarrollo teórico mayor de la actividad que ha permitido ( o viceversa) el avance en lo que se refiere a la consolidación de la misma.

Cuando digo que la Comunicación y Relaciones Públicas ha acabado su recorrido, lo digo en cuanto a que prácticamente todo lo enfoca en torno a la ‘única herramienta’ con la que actúa o, mejor, por la que se le valora: las relaciones con los medios de comunicación. Esto hace que realmente las aportaciones de corte teórico sean pocas y redundantes, pues todo se concentra sobre lo mismo, o parecido.

Nos falta por tanto avanzar y ampliar nuestro campo. Insisto que en los EEUU se hace, gracias entre otras al trabajo de varias universidades y de organizaciones varias como la PRSA. Pero es curioso que, en mis incursiones por los sitios de Public Relations americanos, de vez en cuando también detecto cierto gemido de lamento por la falta de rotundidad del impacto de la actividad y del valor teórico-científico adquirido.

En más de una ocasión lo he dicho, la aparición de los medios participativos ( blogs, wikis, podcasts…) nos están ofreciendo la gran oportunidad en la medida que nos brindan un panorama nuevo en el que sí, efectivamente, se amplia mucho el campo de acción a la vez que se hace necesario dilucidar muchas de las posibilidades que aparecen, algo que, personalmente, he preferido denominar Comunicación 2.0.

Este nombre no deja de ser más que una especie de guiño, una forma de expresar la aparición de las nuevas herramientas que implican un cambio notable del panorama. Para mi, la Comunicación Corporativa sí que, a pesar de existir previamente, asume debidamente el enfoque que se le tiene que dar a los medios participativos como vehículo para coordinar esfuerzos, gestionar la inteligencia colectiva, relacionarse con el mercado, con la sociedad…, un ramillete de posibilidades que, todas conjuntamente, encajan perfectamente con la visión global que la dirección ha de tener de la empresa.

Pero que conste: no quiero yo hacer ningún drama porque sea esta denominación o aquella la que valga para reconocernos. Eso realmente es lo de menos. Lo importante es que sepamos entender y atender debidamente el reto, apasionante, que tenemos por delante.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: