¿ Es siempre necesaria la pasión para los negocios 2.0?

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http3bpblogspotcomjl9ot6istemsfeyvm6jksiaaaaaaaaa04ubhttomx8bqs320pasionjpg_fodqfcnxaibpwim

La pasión es una de las razones que se esgrime para promover y mantener un blog. Eso decimos todos en algún instante. A mi, llegado un momento de mi trayectoria bloguera, lo de la organización sin embargo, me resulta fundamental. Pero no es esa ‘la punta’ que le quiero buscar yo hoy a esto de la pasión.

Me llama la atención el hecho de que las empresas, las organizaciones, clubes… entren en la órbita de la web 2.0, y por lo tanto de la participación y de la creación del conocimiento colectivo como fórmula para avanzar, u obtener resultados y/o ganar dinero. La pregunta sería por lo tanto: ¿es la pasión un ingrediente necesario de la empresa o institución moderna una vez que apuesta por la web participativa?

Y no sé, me cuesta responderme a mi mismo. La pasión, me parece, es muy necesaria en muchas tareas, sobre todo en la estrictamente creativa, como materia esencial para la motivación o como ‘fuel o gasolina’ que nos llena el motor de los biorritmos cotidianos.

Pero, la pasión a veces suena a ofuscación, a herida, a dolor… Los crecimientos chispeantes de las iniciativas en internet son consustanciales al fenómeno. Ese movimiento apasionado hace que, por ejemplo, los e-mails vuelen, las mensajerías instantáneas galopen, los twitts se aceleren, los comentarios en los blogs aparezcan…

Es tiempo de impulsos, de pasión. Sin duda. ¿Pero tiene que ser siempre así? Realmente creo que lo del instinto apasionado es como el amor, que vale para el comienzo de una relación, pues luego lo recomendable es entrar en una suerte de estabilidad. Así, está bien que una iniciativa web salga adelante por sus apsionados promotores, pero es indispensable que en un momento dado, y más pronto que tarde, la iniciativa evolucione a base de parámetros más reposados como decisiones racionales, rentabilidades, proyección a medio y largo plazo…

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: