Cómo vencer el silencio para desarrollar una Comunicación Interna basada en la participación

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http2bpblogspotcomjl9ot6istemseqhtzugq1iaaaaaaaaa0aawuxxj7m2kss320snthablandogif_ddriprxgoshfmot

Sacar del silencio a las organizaciones para que abracen la cultura de la participación que promocionan los nuevos medios es una tarea sumamente complicada. Realmente hace falta que la gente hable y que los jefes oigan (My Ragan).

En la escasa trayectoria ( para que vamos a engañarnos) que tiene el uso de los blogs en lo que se refiere a la Comunicación Interna, en Comucor planteé en su día dos casos diferentes, cada uno en un extremo: un blog interno que era una ‘jaula de grillos’, en el que era difícil poner una cierta cordura, y otro en el que se daba justo lo contrario: el blog estaba callado ‘como una tumba’.

Bajo mi punto de vista, si una empresa decidiera poner en marcha blogs internos o wikis, lo más común sería encontrarse con el silencio y la falta de participación. Para mi ese tipo de determinaciones debe venir precedida de un período serio de reflexión, tras el cual los rectores de la organización tienen que dar el paso adelante de iniciar el camino de los blogs como un exponente claro de un cambio en la forma de gestionar la empresa.

Una de las primeras consecuencias de ese reto es ceder parte del control de la comunicación, en contra, por lo tanto, de la política según la cual el flujo informativo lo controla la dirección en exclusiva.

Pero no se debe tomar ninguna decisión sin que suponga más beneficios que perjuicios. Por eso, abrir la empresa al diálogo y a la participación tiene que aportar ideas, propuestas, sensación de comunidad, generación de valor, ahorro de costes en el desarrollo de los proyectos…

La cuestión es que si el miedo por el cambio puede más que los beneficios que se pueden obtener, la conclusión es que seremos presos del inmovilismo. Y eso es lo peor, puesto que más tarde o más temprano estaremos fuera del juego por no saber entender los cambios. La evolución de los acontecimientos no esperan.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: