Ha llegado el homo colaborador

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http4bpblogspotcomjl9ot6istemrkkc7wvhiaaaaaaaaasktru0k1ga7o4s320colaborarjpg_glnebrefcenitqx

Definitivamente el conocimiento no es obra de las personas una a una. El conocimiento es obra de la colaboración entre las personas, e internet se está encargando de dejarlo meridianamente claro, por si había dudas.

Probablemente lo interesante sea ahora dar las vueltas que sean necesarias para institucionalizar, digámoslo así, este procedimiento. Quizás la aportación más válida en ese sentido, lo he comentado en varias ocasiones, sea Wikinomics. Pero, y sin leer más artículos que el mío de momento, pienso que Blogbook, ya presentado, va a avanzar también en ese camino.

Me gustaría ahora resumir en cinco ideas, las características esenciales de lo que denomino (ejem ): ‘homo colaborador’, el nuevo prototipo de ser humano adscrito a la Sociedad del Conocimiento:

  • no existe ningún trabajo que pueda realizar una persona sola. Incluso en el conocimiento más complicado, la aportación en equipo de las ideas hace mucho más rico, útil y rentable el producto o avance que consigamos. Cerebro colectivo.
  • el factor crítico de la generación de conocimiento compartido es la coordinación, ya que existe un claro riesgo de dispersión de las ideas y de pérdida de horizonte en lo que se refiere al verdadero objeto que se persigue.
  • la misión del conocimiento colectivo va más allá por supuesto del ego personal, que aunque no se erradica, sí se coloca en un lugar menos prioritario, pues el verdadero motor de una obra no es la persona (singular) como protagonista, sino las ideas que entre todos se tejen, pues ( como dije en el primer punto) son más ricas y rentables.
  • el tiempo es un factor clave también, que se conecta con la coordinación. Si actúan muchas personas para una tarea, hace falta más tiempo que si sólo actúa una. Por eso el reto es lograr niveles de eficiencia aunque a priori se pueda en teoría malgastar el tiempo, ya que los resultados finales, sí de nuevo, son más ricos y rentables.
  • el homo colaborador tiene una vertiente ética evidente. La ética de la colaboración se nutre de principios que se posicionan en contra de la idolatría al personalismo.

¿ Te sientes un homo colaborador?

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: