La Sociedad del Conocimiento acaba con Maquiavelo

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http2bpblogspotcomjl9ot6istemr75ub86oksiaaaaaaaaapuj1lrr1s6dnes320maquiavelo03gif_lffxiwhgdjgtnjd

Una nueva teoría sobre la visión del poder justifica, desde mi punto de vista, la presencia y el desarrollo de la actual Sociedad del Conocimiento, marco general sobre el que se basan la web 2.0 y las herramientas y formatos que la sostienen.

Se trata de la ‘Teoría de la paradoja del poder’ de Dacher Keltner, profesor de Psicología de la Universidad de Berkeley (California). Su trabajo de investigación acaba con el mito de Maquiavelo, que ha durado 500 años. Su planteamiento se sostiene sobre evidencias como estas: “el poder es más efectivo cuando se usa de manera responsable y en consonancia con las necesidades e intereses de otros”. “Años de investigación- sigue el autor- demuestran que la empatía y la inteligencia social son mucho más influyentes para adquirir y ejercitar el poder que la fuerza, el engaño o el terror”. “Las personas otorgan el poder a aquellos que mejor puedan servir a los intereses del grupo”. “La cooperación y la modestia no son sólo formas éticas de usar el poder y no sirven sólo para reforzar los intereses de grupo; son también habilidades que tiene que usar aquella gente que busca posiciones de poder y mantenerse en ellas”.

Llegar a esta serie de conclusiones, justificadas por investigaciones científicas, solamente es posible si las personas cambian sus patrones de comportamiento después de siglos de evolución. En ese devenir tras 500 años desde la aparición de la obra “El Príncipe”, las características de las herramientas que usamos en nuestras vidas definen lo que hacemos y también lo que somos. Si tener el privilegio de contar con los escasos y toscos medios de comunicación del Medievo era tarea de los nobles en su sinuoso y peligroso ejercicio del poder, en el actual y creciente marco de la comunicación democrática que nos facilita las nuevas tecnologías, el manejo de la información se convierte en un commodity que es imposible controlar.

Por esa razón, quien tenía antes toda la información ejercía el poder absoluto, mientras que ahora cuando la información es muy abundante y sobra, el poder se otorga a quien se lo merece. Como todo los esquemas, no cambian de la noche a la mañana y nunca podemos ver el mundo en claves de ‘negros y blancos’ exclusivamente.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: