Miedo y debilidad

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http2bpblogspotcomjl9ot6istemr52efdutuliaaaaaaaaams5wi6sssonus200miedo3jpg_dvyvoyntkdivqjg

El juego de la actividad empresarial es de todo, menos fácil. Si vemos el esquema habitual de la gestión de la información y la comunicación, una de las precauciones históricas es no trasladar determinados datos que quedan guardados. Es lo normal. La alternativa de la web 2.0, de mayor transparencia, plantea un hecho claro: cambian los usos de los clientes/consumidores, lo que a la empresa le cuesta emular.

Pero la empresa se ponga como se ponga está obligada a actualizarse, para lo que le vendrá muy bien estudiar en lo que se está convirtiendo progresivamente el consumidor debido al uso de la internet social. Para ello, habría de revisar dos sentimientos: el miedo y la debilidad. Imaginémonos que a una empresa le plantean la opción de iniciar un blog corporativo, ante la que esgrimiría su miedo a abrirse al mercado, a lo que alguien podría llegar pensar que eso es así puesto que existen cosas (¿sospechosas?) que prefiere ocultar. De otro lado, podría la compañía indicar también que si se es muy abierto la competencia podría aprovecharse de sus puntos débiles.

Tales argumentaciones parecen obvias y cualquiera en su sano juicio las plantearía. Ahora bien, todo es más fácil de lo que nos podemos llegar a imaginar. Así, siguiendo con el ejemplo del blog corporativo, si quieren iniciar esa andadura los responsables de la empresa pueden sentirse más cómodos si se ponen unas normas de uso del blog o se aplica la moderación. Lo importante es tener claras las ideas y comparecer en el contexto de internet con una vocación de abrirse al diálogo aplicando la lógica y la naturalidad.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: