Sin coordinación no hay nada

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http1bpblogspotcomjl9ot6istemrxhqfbfn2hiaaaaaaaaadcqapq1cxhyges320equilibriojpg_gfkeitjbimepghd

Bajo mi punto de vista, existe una actividad crítica en todo lo que se refiere al uso de los medios participativos dentro de cualquier estrategia de Comunicación Corporativa. Y esa actividad crítica no es otra que la coordinación. El hecho evidente es que, cuantos más medios existan, más posibilidades de que nuestros mensajes se difundan, aunque el reto es saber por dónde transitan esos mensajes y con qué efectos.

La unión de los medios tradicionales (prensa, radio y tv) con los digitales ( que no son otros que los tradicionales trasladados a internet) y los participativos (blogs, wikis, podcasts…) elevan enormemente las opciones de movilizar nuestras ideas. Este marco ampliado de posibilidades a la hora de comunicar, influye sobremanera en el hecho de que los campañas son inevitablemente virales y, en mucha medida incontrolables, ya que siempre habrá algún lugar en el que alguien dijo algo respecto a tu mensaje que pasará desapercibido.

La gran avalancha de información, por un lado, y el incremento de la conversación ( tanto en los medios tradicionales en su adaptación al internet de hoy ) como los medios participativos per se, elevan a la categoría de indispensable la función de la coordinación. Y sólo pondré un ejemplo básico circunscrito al ámbito de los medios participativos. Imaginémonos la atención que una empresa debe prestar a la blogosfera y el desarrollo de la Comunicación Interna en esa misma empresa. Ese doble plano de atención a lo que se dice o habla sobre mi fuera y dentro, exige una coordinación para, básicamente: rechazar mensajes que no esenciales y potenciar aquellos que sí lo son.

La tarea de la coordinación de mensajes es crítica. Funciona como una especie de guía para moverse en el enrevesado escenario de este mundo cada vez más interconectado y con más volumen de información en movimiento de la historia de la Humanidad y, si se me permite, del universo. Esa tarea de coordinación debe asumirla la Comunicación Corporativa como disciplina cuya misión fundamental es gestionar mensajes desde la perspectiva de la dirección de la organización para la que trabaje.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: