Diferencias entre las cartas al director de toda la vida y las aportaciones en los medios electrónicos

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http2bpblogspotcomjl9ot6istemrhdzqmqu4iaaaaaaaaai4xjlhnfbfncs200cartas0jpg_pxfmyrzxewmfqzd

Me llama la atención la enorme diferencia del control del feedback existente entre los medios clásicos y los medios participativos, propios de la era de internet y el entorno digital. En este sentido destaca, por ejemplo, los requisitos necesarios para publicar una carta al director en un periódico de papel, en comparación con las condiciones para publicar en un medio electrónico.

En las cartas al director ‘ de toda la vida’ es común exigirle al lector detalles como su nombre, un número tope de líneas, su dirección postal y su documento nacional de identidad, además de tener que pasar un filtro de calidad y otro marcado por el espacio para publicar, que es muy limitado (menos de madia página). En el caso de los requisitos para participar en un medio electrónico lo más común es, como máximo, tener que superar unas normas de moderación. El espacio para publicar es ilimitado. El colaborador puede, también, refugiarse en el anonimato.

En cuanto al factor tiempo, en el caso de las cartas al director, estamos hablando de que transcurren días entre la elaboración de la carta y su posible publicación; y en la colaboración en los medios electrónicos el tiempo de publicación puede ser de minutos como mucho.

Con estas claras diferencias en cuanto a tiempo (rapidez/lentitud) capacidad de mayor o menor diálogo y otras, mi pregunta es: ¿tiene sentido que permanezca en el tiempo una dinámica como la de las cartas al director de la prensa de papel cuando es, al fin de cuentas, un sistema ampliamente superado por la tecnología?

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: