Hay que convencer, no imponer

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_http3bpblogspotcomjl9ot6istemrgoaxedeopiaaaaaaaaahgp2gyvnoexss200lspunojpg_hexghmdheaiirfd

Hay que convencer, no imponer. Eso creo yo. En el capítulo 8 de ‘El auge de la Comunicación Corporativa’ hablo de esa cuestión, que me parece raíz. En nuestra disciplina es fundamental convencer antes que imponer. Pensémoslo por un momento: ¿se puede trasladar los mensajes a la organización siempre como si de un decreto se tratara. Los aceptaría la gente mejor si se lograra exponer las ideas de manera que conectaran con sus intereses? Esto en cuanto a Comunicación Interna. En cuanto a Comunicación Externa cabría la siguiente pregunta: ¿va a hacernos caso un periodista así porque sí, o más bien nuestra información le puede interesar porque conecta con sus prioridades?

Cada actividad exige un determinado perfil de profesional. En el mundo de la Comunicación Corporativa, las características principales de ese perfil son, entre otras, las siguientes: conocer bien la empresa o institución para la que se trabaje, tener capacidad de análisis y planificación estratégica, concretar ideas en mensajes claros y saber los medios por donde difundirlos, apoyar al líder, disponer de creatividad, ser capaz de trabajar en equipo… La diplomacia es otro valor importante dado que, cuando se trabaja en Comunicación, se tiene que abandonar cualquier planteamiento que persiga la imposición de las ideas. La clave fundamental en nuestra actividad, más al contrario, es la de convencer.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: