Decir una verdad a medias, no es mentir es dar el 50% de la información

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Decir una media verdad es dar el 50% de la información disponible, pero no es mentir. Ese es mi punto de vista. Trataré de explicarlo. La tarea de portavoz de una organización no es una tarea fácil. Aparte de lo que supone para la empresa que sus explicaciones sean eficaces o no respecto a lo que se publique, se trata de una actividad que plantea a veces un dilema ético al propio profesional. En ocasiones, y ante situaciones polémicas, el portavoz se puede plantear: ¿estoy diciendo la verdad, o miento?

Respecto a esta cuestión, la clave es bien sencilla: el portavoz debe respetar la lógica de la organización para la que trabaja. Se debe suponer, cosa que por otra parte es normal, que la empresa mantiene un discurso racional y lógico también. El suyo propio.

La tarea del portavoz es decir la verdad de la organización a la que pertenece. En este sentido, no se trata de decirlo o contarlo todo, ya que normalmente, la verdad se suele entender como aquello que el receptor desea o le conviene oir. Y el portavoz debe saberlo para contar aquello que es conveniente respecto a los intereses de una organización, la suya, que se construye a sí misma sobre una base racional como digo. Siguiendo este planteamiento, resulta evidente que, en muchas ocasiones, el portavoz limita lo que cuenta a la parte de un todo, lo que quita valor a ese dicho asumido como implacable de que ‘las medias verdades son peores que una mentira’. No estoy de acuerdo: ¿y tú?

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: