Si solo es ‘cada maestrillo tiene su librillo’, mal vamos

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_httpphotos1bloggercomblogger27891989200maestrilloconsulibrillopng_gvhalqochsxvdds

‘Cada maestrillo tiene su librillo’ suele usarse bastante en castellano, esa lengua que tantos millones de personas hablan en el mundo. La frase guarda celosamente la manera en que, cada cual, desarrolla su actividad. Describe esos ‘pequeños trucos’ que solventan determinadas situaciones comunes a una profesión. ‘Cada maestrillo tiene su librillo’ es el resultado de la experiencia, lo que no cuentan los manuales entre sus páginas. La frase es cálida y cuando se utiliza, dice mucho de la persona que quiere ser destacada por una habilidad determinada.

El refrán castellano me ha llegado a la cabeza en las últimas horas, y pensé, ‘me vale para comentar algo sobre Comunicación Corporativa en mi blog’. Sin embargo, si yo dijera, aplicado a esta disciplina, ‘Cada maestrillo tiene su librillo’ me sonaría a cosas no muy positivas, del estilo de: esto es un gremio poco menos que artesanal y cada maestro descubre sus ventajas a la luz de los años de trabajo.

Eso así, tal cual, viene a decir que en este trabajo se aprende de referencias, de lo que alguien te dijo en un trabajo, de lo que observates allí… Significa que las herramientas se aplican de una determinada forma, más o menos parecida, pero siempre fruto de una perspectiva experimental, carente por tanto de rigor científico.

‘Cada maestrillo tiene su librillo’ me retrotae, no sé por qué, a años de una carencia patente en los que lo aprendido en la profesión golpe a golpe era el máximo capital posible. Desde esta otra óptica añadida, si la trasladamos a la Comunicación, nos situa en visiones limitadas del estilo de: hacer virtud de la escasez. Es, pasando al campo periodístico, el ‘pobrecito hablador’ con el que Larra se autocalificaba como periodista, o la preocupación que expresaba la Duquesa de Alba (creo) por si los periodistas que aguardaban en la puerta habían comido.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: